Kim K. enfrenta sus miedos.

En un nuevo episodio de Keeping Up With the Kardashians, Kim Kardashian regresó a París por primera vez después del robo de 2016. Como seguramente ya sabes, robaron a mano armada a la creadora de KKW Beauty en su hotel mientras estaba en la Ciudad de Luz durante la Semana de la Moda.

Por eso la veterana de reality TV estaba dudosa cuando Kanye West le pidió que regresara a París para el show de su amigo cercano Virgil Abloh, de Louis Vuitton.

"No quiero ponerte ninguna presión para que vayas a París. Sé que la última vez que estuviste en París todo fue muy difícil", le dice el rapero de I Love It a su esposa. "Solo que al mundo le encantaría verte ahí… se sorprenderían de verte ahí y les encantaría verte ahí. No hay presión".

Como esto era tan importante para Kanye, Kim aceptó considerar la escapada a París.

Mientras contemplaba la idea, la madre de tres le consultó sobre el viaje a sus hermanas Kourtney Kardashian y Khloé Kardashian. "Eso es algo realmente grande para ti", dijo la anfitriona de Revenge Body.

"A pesar de que estoy nerviosa, creo que es verdaderamente importante para Kanye que vaya", agregó la matriarca Kardashian-West. "Siento que sería lo correcto hacerlo por Virgil".

Las hermanas de Kim Kardashian apoyaron por completo la excursión a París porque creían que ya había llegado el momento de que ella se enfrentara a la ciudad.

"Tengo tantos recuerdos especiales en París", admitió Kim después. "Espero que este viaje sea tan bueno que pueda empezar a recordar todas las cosas mágicas de París y por qué Kanye y yo nos enamoramos de ella".

A pesar de que el regreso fue una experiencia que le "destruyó los nervios", Kim decidió ignorar los pensamientos negativos y concentrarse solamente en prepararse para el desfile.

Después de consultarlo con su equipo y con Kanye, Kardashian-West escogió para el evento un impactante vestido azul con cinturón. La presencia de Kimye en París causó sensación y los paparazzi y los fans se abalanzaron sobre ellos cuando iban de camino al show de Louis Vuitton.

Sin embargo, los dos llegaron al desfile a tiempo y pudieron celebrar con Virgil. Kanye, quien fue pasante de Fendi con Abloh, abrazó entre lágrimas al diseñador en la pasarela.

"Ha sido un día tan emotivo, ver que Virgil haya llegado tan lejos", explicó Kim en un confesional. "Es como un símbolo de que lo lograron, lo hicieron, están conquistando el mundo de la moda cuando todos les dijeron que no podrían hacerlo".

Al regresar a California, Kim recordó el viaje con Kourtney y Khloé. A pesar de que Kim vivió un breve momento de ansiedad por su seguridad, la empresaria confesó que estuvo "bien" durante la mayoría del viaje.

"Estuvo tan bien. Honestamente, estoy tan contenta de que hayamos ido", reconoció Kim. "Él tenía que estar ahí".

El viaje a París no fue el único momento triunfante para Kim durante este episodio. De hecho, Kim se unió a Khloé, su mamá y manager, Kris Jenner, y su hermana Kendall Jenner, para un juego de póquer benéfico. A pesar de no saber cómo jugar a las cartas, las Kardashian-Jenner contrataron a instructores para que pudieran hacerlo lo mejor posible.

En un giro sorprendente, tanto Kim como Kendall resultaron jugar relativamente bien, pero no ganaron el torneo.

"No ganamos el torneo —no creo que nadie esperara que lo hiciéramos—, pero recaudamos más de medio millón de dólares", concluyó la mamá de North West. "Ya saben, estar juntas, intentar algo nuevo que nunca antes habíamos hecho y saber que era por una buena causa, fue una manera divertida de pasar nuestro fin de semana".

Para saber más sobre Kim Kardashian, haz clic aquí.

  • Share
  • Tweet
  • Share

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.