El cambio del milenio los vivimos entre el miedo a nuestras computadoras y sucesos pop como Britney Spears y Betty, la fea. Solo quienes estuvimos ahí podemos saber lo que fue experimentar pasar de un siglo a otro, esperando que finalmente se cumplieran las promesas tecnológicas que habíamos visto siempre en dibujos animados y series.

Y hablando de series, no existía Netflix.

La diversión en nuestros celulares de pantalla verde era jugar "snake".

Llamábamos a nuestros amigos a los teléfonos de sus casas.

Guardábamos información en disquetes.

Ibamos al videoclub a rentar películas de VHS.

Debíamos esperar minutos para conectarnos a Internet.

Veíamos videoclips en la TV.

 

 

Usábamos cámaras con rollos fotográficos.

Era difícil decidirse por un diseño de Word Art.

Buscábamos número de teléfonos en las páginas amarillas.

Consultábamos Encarta 99.

Soplábamos los casetes de videojuegos.

 

Si no entendiste nada de lo anterior, consulta a un adulto

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.