James Corden, Ariana Grande, The Late Late Show

Terence Patrick/CBS

La cantante es fan del miedo.

Cuando Ariana Grande filmó su segmento de "Carpool Karaoke" para The Late Late Show en agosto, ella y James Corden tomaron un desvío para visitar The Orphanage de 60OUT Escape Rooms. Esa parte del sketch no se transmitió hasta este martes, justo a tiempo para Halloween, su fiesta favorita.

"Me encanta que me asusten", dijo Grande. "Es tan divertido".

La cantante de God Is a Woman agregó que visita con frecuencia casas embrujadas. "Usualmente los escape rooms no dan tanto miedo, pero me encantan", le dijo al anfitrión. "Deberíamos ir a uno".

"Nunca he estado en uno", dijo Corden. "Iría contigo".

Una vez ingresaron, Grande no fue tan valiente como nos hizo pensar que sería.

"¡Oh, está oscuro!", gritó. "¡No, no, no, no, no!"

Mientras las luces parpadeaban y misteriosos sonidos se escuchaban en los pasillos, el pánico de Grande solo se intensificó. "Me dijiste que era un escape room", se quejó. "¡Dios mío! ¿Qué ca**jo?"

Mientras seguían en el primer cuarto, Corden y Grande decidieron tomarse de la mano mientras buscaban cómo escapar. "¡No quiero tocar a una persona!", dijo con miedo la estrella pop. "¿Hay una persona aquí?" Después de que Corden llamó, vino una luz y descubrió la llave en un caballito mecedora.

En el siguiente cuarto, Grande dijo, "Oh, hay una cama. Eso no está bien".

Un niño saltó de una de las camas, y una asustada Grande gritó, "¡Eres una perra!"

Después de lograr pasar a la otra habitación, Grande se asomó a una chimenea para buscar una pista. "Me voy a desmayar", dijo. "No lo puedo hacer". Corden tomó la delantera y encontró una pista, que los llevó a la habitación final. Después de que Grande resolviera el acertijo, un hombre entró al cuarto y se dirigió hacia ellos. Asustada, la diminuta diva se cayó al suelo y se hizo daño en el proceso. Después de que escaparon y regresaron al auto, Grande le dijo a Corden, "Eso fue traumático".

"No voy a mentir, ¿no me veo un poco ruda?", preguntó Grande, viéndose su mano vendada. "He ido a 300 escape rooms. Ese no era un escape room, ¡era una de las siete puertas del infierno!"

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.