13 Reasons Why Season 2

Netflix

Advertencia: el siguiente artículo contiene spoilers de las dos temporadas de 13 Reasons Why.

La primera temporada de 13 Reasons Why fue difícil de ver.

Ponerse a ver un show sobre la historia de una adolescente que toma la decisión de quitarse su propia vida lo es. Pero la adaptación que hizo Netflix de la novela de Jay Asher publicada en 2007 también fue gratificante a su manera. Fue irresistible y tuvo las extraordinarias actuaciones de Dylan Minnette, Kate Walsh y, especialmente, Katherine Langford. Fue innovadora en su estructura narrativa ya que cada uno de sus 13 episodios se concentró en una de las grabaciones en que Hannah explicaba las razones de su suicidio. Contó una historia completa.

Seguro, el final de temporada dejó algunos cabos sin atar con respecto a los estudiantes de la Secundaria Liberty High, ¿pero qué hay de la historia de Hannah Baker y las cosas que la llevaron al suicidio? Eso se contó de manera efectiva y poderosa a lo largo de esas 13 horas.

Pero luego el show se convirtió en una de las mayores sensaciones de la TV ese año y catapultó al elenco de nuevos actores al estrellato internacional. Hacer una segunda temporada, aunque desaconsejada, fue una decisión evidente. ¿El show mantendría a Langford? ¿Brian Yorkey sería capaz de dejar las cosas donde las dejó Asher y hacer evolucionar la historia de una manera significativa?

La respuesta a esa primera pregunta se reveló cuando supimos que la segunda temporada se concentraría en el juicio de los Bakers contra la secundaria de Hannah, con testimonios de los estudiantes sobre los lados de la historia de Hannah que no pudimos conocer mientras ella era narradora. Pero la segunda no la pudimos resolver sino hasta después de un maratón con todos los 13 nuevos episodios. Y nuestra opinión fue que no, no lo hizo.

Tenemos una lista tan larga de críticas sobre esta temporada que no sabemos dónde comenzar. Regresemos al estreno y a la decisión de Yorkey de reemplazar la poderosa narración de Langford, pasando del relato de sus grabaciones a los testimonios del juicio.

Comenzando con Tyler, interpretado por Devin Druid, cada episodio lo narra un estudiante que está testificando en ese momento. Hay fallas claras en esta estrategia. Mientras la narración de Hannah tenía sentido y le permitía decir honestamente lo que pensaba, dado que las grabaciones las hizo ella sola, con prosa trabajada, llena de reflexiones sobre la amistad, secretos y lo que le daba la gana; esta vez escuchamos que cada episodio fuerza un poco las cosas sobre lo verosímil. Hemos visto muchos dramas legales. Así no es como testifica la gente.

Pareciera que Yorkey y sus escritores se sentaron y pensaron, "Tuvimos a una narradora en la primera temporada, así que necesitamos lo mismo en la segunda. ¿Cómo?". Esto fue lo mejor que se les ocurrió, cuando han debido descartar la estrategia.

13 Reasons Why Season 2

Netflix

Sin embargo, las decisiones extrañas no se quedan ahí. Aparte de los flashbacks a momentos en la vida de Hannah que no pudimos ver en la temporada anterior, cortesía de los testimonios en el estrado, se tomó esa decisión para asegurar a Langford en el elenco, en una interpretación a la que nos referiremos ahora como Hannah Fantasma, una manifestación del alma rota de Clay (Minnette). Este fantasma a veces sigue a Clay y le ofrece otra visión sobre las cosas de las que se entera en el juicio, lo que lo obliga a aprender sobre su amiga, pero otras veces solo lo asusta. Es simplemente una excusa para mantener la química entre Langford y Minnette, pero falla inclusive en eso, porque Hannah Fantasma no es Hannah exactamente y Clay parece estar perdiendo la cabeza, así que no hay tanta felicidad en sus escenas juntos.

Yorkey y sus escritores intentaron construir mejor el universo de la serie en esta temporada, y se concentraron un poco más en Liberty High y en el terrible comportamiento de los alumnos en sus pasillos. E sta era una decisión que debían tomar para que Netflix pueda renovarles la serie por una o más temporadas. Sin embargo, todo parece excesivo. Hay conspiraciones, múltiples asaltos sexuales, muchas armas, al menos una nueva adicción a las drogas. Y tantos secretos. Cuando llegamos al final de temporada de 70 minutos, un episodio demasiado largo, ya queríamos que todo terminara, a pesar del temor principal hacia el evento determinante de la temporada.

Hablemos de dicho evento. Sí, involucra el arsenal de armas que Tyler reúne al final de la primera temporada. Sí, es claro después del no-tan-sutil protagonismo de las armas de fuego a lo largo de la segunda temporada, que todo conduciría a un episodio de violencia. Y sí, cuando llega, se siente algo irresponsable, tanto como inevitablemente los grupos de supervisión paternal lo advertirán. Sin mencionar que estuvo pobremente escrito.

13 Reasons Why Season 2

Netflix

Después de que Tyler regresa a la escuela luego de un programa de un mes que pretende evitar la violencia hacia su escuela, de nuevo es víctima de un brutal asalto sexual de parte de uno de los lacayos de Bryce Walker (Justin Prentice), una escena dolorosa de ver. Eso es suficiente para llevarlo al límite, con lo que planea atacar el baile primaveral de la escuela al día siguiente. De alguna manera, alguien le advierte a los estudiantes de su llegada inminente y, en vez de quedarse dentro y esperar por ayuda como el resto de sus compañeros, Clay se ve con Tyler afuera mientras se ajusta su artillería. Clay intenta apaciguarlo y le cuenta que la única conclusión posible de esto será su muerte y que no quiere que muera.

Mientras las sirenas se acercan, Tony (Christian Navarro) llega en su auto, para ayudar a Tyler a escaparse, y Clay se queda sosteniendo el rifle automático justo antes de los créditos. Sí, todo ocurrió para dejarnos en suspenso. En un año en que más estudiantes de escuela han muerto por violencia armada que soldados en la guerra, un show destinado a esos jóvenes víctimas de la misma violencia, no solo se quedan con un ejemplo muy pobre de cómo reaccionar ante la amenaza de las armas (quedarse viendo fijamente al cañón de una AR-15 mientras intentas apaciguar al atacante), pero con un ejemplo de dicha violencia, destinado simplemente a captar atención para la próxima temporada. No luce para nada bien.

No es que no sucedan cosas buenas en esta temporada. Minnette y Walsh se hacen cargo del show con cada una de sus escenas, especialmente Minnette, quien toma un papel central mientras Clay se pierde cada vez más en su búsqueda de justicia. (Tristemente, la extraña inclusión de Hannah en la historia le quitó material más acorde a su talento). Así como Alisha Boe, quien interpreta el papel de otra de las víctimas de Bryce, Jessica, y se vuelve vital en su parte de la historia, mientras se reconcilia con lo que le pasó y toma los pasos necesarios para obtener justicia.

Los temas que Yorkey y sus escritores exploran en esta temporada son importantes y valiosos, como el abuso sexual, el privilegio masculino, el bullying y la violencia armada. Sin embargo, el show parece no tratarlos con la suficiente justicia, mientras sucumbe ante el peso de sus giros narrativos.

La segunda temporada es un potente recordatorio de que a veces las razones para hacer algo pueden opacar las razones para no hacerlo. Pero como la Sra. Baker le recuerda a Clay en el final de temporada, sin importar cuántas razones haya para hacer algo, siempre habrá más para no hacerlo. Esperemos que Netflix recuerde eso cuando empiecen a pensar en una posible tercera temporada.

13 Reasons Why está disponible ahora en Netlfix.

  • Share
  • Tweet
  • Share

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.