ESC: Meghan Markle, Wedding, beauty

JONATHAN BRADY/AFP/Getty Image

Uno de los elementos más esperados.

Meghan Markle se dirigió a la Capilla de St. George en el Castillo de Windsor luciendo una impresionante creación de Givenchy, diseñado por  la directora creativa de la casa de moda, Clare Waight Keller. La novia salió de un Rolls-Royce Phantom, que ella tomó con su madre, Doria Ragland, vistiendo el elegante vestido de manga larga con un escote de barca poco profundo. El vestido parecía sencillo, con pequeños adornos. Sin embargo, la silueta presentaba líneas limpias y se adaptaba a la perfección.

Como era de esperar, la novia llevaba un velo largo, blanco y transparente sobre un hermoso updo, que se remataba con una tiara de aspecto vintage.

Keller es la primera directora artística femenina de Givenchy, que previamente dirigió equipos de diseño en Pringle of Scotland y Chloé. La diseñadora y la novia comenzaron a trabajar en la creación personalizada a principios de este año, y ambas deseaban reflejar una elegancia atemporal.

Meghan Markle, Royal Wedding

Andrew Matthews/PA Wire

Meghan Markle, Royal Wedding

Andrew Matthews/PA Wire

ESC: Meghan Markle, Wedding

Ben Stansall - WPA Pool/Getty Images

Mientras que el enfoque del vestido era el escote gráfico del bateau abierto, que enmarca los hombros y adula ligeramente sus clavículas, el vestido pasa a una cintura esculpida y luego a un tren forrado con organza de seda triple.

¡El velo era el verdadero obstáculo!

Ante los deseos de la novia de incorporar los 53 países de la Commonwealth, las naciones en las que reina la reina Isabel II, la diseñadora investigó y agregó flora de estos lugares, incluyendo Wintersweet del Palacio de Kensington y California Poppy, desde la California de Meghan. El velo de tul de seda medido mide 5 metros de largo.

Meghan Markle, Prince Harry, Royal Wedding, Ceremony

Jonathan Brady/PA Wire

Un día antes, Meghan y su madre fueron fotografiadas ingresando al Cliveden House Hotel, donde el dúo de madre e hija se quedó antes del gran día. La novia lucía sofisticada y elegante, vistiendo un vestido drapeado azul marino de Roland Mouret con bombillas de color gris claro. El vestido más informal era solo un indicio de lo que estaba por venir.

En las semanas previas a la boda real, había una gran especulación en internet de que la ahora duquesa usaría el taller londinense Ralph & Russo. Se rumoreaba que este vestido en particular, valorado en aproximadamente 100.000 euros, tenía costuras a mano y abalorios pesados. Sin embargo, otros diseñadores cercanos a Meghan y la familia real todavía estaban en la carrera. Sarah Burton de Alexander McQueen y Christopher Bailey, anteriormente de Burberry, también se especuló que tendrían algo que ver en el diseño del vestido de la realeza.

¡Ahora sabemos a quién eligió la novia!

  • Share
  • Tweet
  • Share

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.