Katy Perry, People's Choice Awards

Jason Kempin/Getty Images for PCA

Katy puede pasearse desde lo conservador a lo elegante y de ahí, a reveladores trajes que lancen fuegos artificiales. Es hora de hablar de su estilo.

Momentos de gloria

Katy Perry

Mike Coppola/Getty Images

Una de las cosas que más me desconcierta de Katy Perry es que después de acostumbrarnos a verla en atuendos, que bien podrían servir como disfraces de halloween, nos prueba que puede no tener ninguna falla y verse súper chic sin mucho esfuerzo. ¡A esto sí podría acostumbrarme!

Todos sabemos que Katy muestra sus curvas sin pena alguna, ¡y en este caso supo hacerlo con una elegancia encantadora! Me encanta como pudo asomar un poco de ese aire gótico, que caracteriza una buena parte de sus elecciones de vestido, y aún así mostrarse adorable. Este Gucci, con falda estampada, amplio escote en V y mangas transparentes, fue una elección perfecta. Incluso su cabello, delicados accesorios y maquillaje estuvieron impecables.

El pasado no tiene porqué ser menos glamoroso

Katy Perry

Frederick M. Brown/Getty Images

 Katy ha demostrado que adora llevar looks de décadas previas, y eso es comprensible. Hay tendencias que debieron mantenerse por siempre, pero también es necesario aprender cuál es la manera de llevarlas.

A Perry le ha costado aprender que no hay disputa alguna entre la sensualidad y la elegancia, y que el estilo pin-up, que tanto le gusta, puede ser todo un statement de glamour –hora de mirar a Dita Von Teese-. Y aunque en esta ocasión escogió irse incluso más atrás y emular a una flapper,  tampoco creo que lo haya hecho del todo bien. ¡El satén es una tela de cuidado! Katy tiene un cuerpo envidiable, pero ¿no les parece que este vestido no la favorece en lo absoluto?

Llevar lo temático más allá

Katy Perry

Amanda Schwab/Startraksphoto.com

Todo el que la haya visto en escena, sabe que a Katy  le encanta dejar que sus atuendos hablen por ella. He presenciado como lleva faldas que son carruseles y corpiños con cupcakes. Vestirse como una versión más sensual de la esposa de Santa y bueno, claro, convertirse en bandera.  Aunque a veces resulte divertido, esta es una conducta que en muchos casos llega a ser ofensiva e innecesaria.

Hay que admitir que Katy ha ido limpiando su estilo con el pasar del tiempo. Y aunque aún sigue teniendo algunas apariciones desastrosas, cada vez son menos los looks de espanto y brinco para dar paso a una versión más sofisticada. ¡Estoy ansiosa por saber cómo continúa su evolución! Si quieres saber más sobre este y otros estilos indescifrables, sígueme, soy @MicaeladelPrado

Logo_Micaela
  • Share
  • Tweet
  • Share

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.