Meghan Markle, Samantha Markle Grant

Getty Images; Splash News

La hermana de la duquesa sigue haciendo de las suyas para molestar a la realeza.

Samantha Markle, la hermanastra de Meghan Markle, pareció haber sido rechazada por la seguridad del Palacio de Kensington durante este fin de semana, luego de llegar sin invitación a visitar a la duquesa de Sussex.

Aparentemente, Samantha (53) no ha hablado con Meghan en años y desde hace meses la ha estado criticando en las redes sociales, debido al trato que la ex actriz ha tenido con su padre Thomas Markle. Ninguno de ellos asistió a la boda de Meghan con el príncipe Harry, celebrada el pasado mes de mayo.

Samantha llegó a Londres hace más de una semana atrás con la esperanza de "darle un mensaje" a Meghan (37). El sábado, ella viajó al Palacio de Kensington, donde viven su hermana y Harry junto a otros miembros de la realeza. Samantha, quien sufre de esclerosis múltiple, fue llevada en una silla de ruedas por su pareja a las puertas del palacio. Las noticias británicas reportaron que ella se involucró en una discusión sin salida con un guardia en un punto de seguridad y fue rechazada.

Las fotos muestran a la pareja de Samantha dándole una carta al guardia y luego empujándola hacia la entrada.

"Todos amarían saber lo que hay en esa letra", tuiteó Samantha este domingo.

Samantha Markle, Kensington Palace

Splash News

"Esta fue una gran movida de parte de la hermana de Meghan, el intentar ver a su hermana cara a cara y el hecho de que fue rechazada habla claro", dijo una fuente de The Mirror. "Esto es lo más cerca que Meghan ha estado físicamente de ese lado de su familia desde que se casó y empezó a formar parte de la familia real, pero el staff del palacio claramente recibió instrucciones de no permitir su acceso".

Samantha luego fue fotografiada sosteniendo máscaras con los rostros de Meghan y Harry, que compró de un puesto de recuerdos.

El padre de Samantha y Meghan, de 74 años, ha dicho que la duquesa cortó los lazos con él después de su boda real. Thomas no asistió a la ceremonia debido a un infarto que sufrió luego de que se descubriera que había trabajado con un grupo de paparazi para montar unas fotos a cambio de dinero. Él se ha disculpado por las imágenes y emitió súplicas públicas en un intento por reconciliarse con Meghan.

"Siempre quise ver Londres, pero realmente quería hacer el viaje y de alguna forma hablar sobre los deseos y pensamientos y sentimientos de mi padre, y con suerte darle un mensaje a mi hermana", dijo Samantha la semana pasada hablando con Channel 5.

Samantha dijo que si pudiese hablar con Meghan, le diría "olvidara las cosas" y reconociera que sus problemas se salieron de control.

"Desearía que las cosas pudieran ser diferentes", dijo.

El domingo, ella volvió a defender a su padre en Twitter.

"Papá solo habló porque estaba siendo ignorado", escribió. "Mi hermana y la realeza manejaron las cosas mal y todo el mundo lo sabe".

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.