Lindsay Lohan

Stephen Lovekin/REX/Shutterstock

La actriz dejó atrás las viejas costumbres.

La Lindsay Lohan que conociste en 2008 está "muerta".

En una entrevista con el New York Times publicada este martes, la actriz cercana a cumplir los 32 años, recordó sobre su época en los tabloides. "Ahora tengo un lado empresarial, pero no estoy en Estados Unidos así que nadie lo conoce, lo que es bueno para mí", dijo Lohan, quien es dueña de un club de playa en Grecia. "Porque puedo concentrarme en el resultado de las cosas". Para todos que piensan que todavía es una chica cuya prioridad son las fiestas, agregó, "Soy una persona normal. Una buena persona. No tengo malas intenciones. Mi pasado tiene que quedarse en el pasado. La gente tiene que dejarlo ir y dejar de mencionarlo porque se fue. Está muerto. Eso es lo más importante para mí".

La actriz sabe que no puede cambiar la percepción pública sobre ella de la noche a la mañana, ni es tampoco su intención. "Creo que el éxito es la mejor venganza… y el silencio un tipo de presencia. Cuando escogí cambiar mi futuro, pensé, ‘¿En qué lugar puedo encontrar silencio?'", explicó. Lohan se sintió impulsada a cambiar después de que grabaron a su ex prometido, el socialité ruso Egor Tarabasov, atacándola en público hace dos años. "Sucedió acá en Mykonos, en la playa. Ese fue el momento en que cambié y dije, ‘Tomaré el control de mi vida por completo, despediré a todos y los volveré a contratar cuando esté lista'. Por eso estoy acá ahora, porque en esa playa me golpearon", le contó Lohan al diario. "Me dije, ‘¿Sabes qué? Si puedo hacer algo, voy a ir a esa playa. Será mi playa'".

Después de que su relación con Tarabasov terminó, ella decidió ponerle límites a las personas de su vida. "Si por un segundo no me siento segura con alguien de mi vida, están fuera. Muy simple. Es todo. No complicaré las cosas", explicó Lohan. "Porque me gusta cuidar a las personas, siempre quiero dar".

Eso es cierto sobre sus padres, quienes a veces la han avergonzado en algunas entrevistas. "Miren, no tengo el control de mi familia. Solo tengo control sobre mí", dijo sobre sus padres, quienes se separaron hace años. "Somos todos amigos. Mi mamá y mi papá son amigos. Todo el mundo está bien".

Lohan, quien solo consideraría hacer una sesión de fotos con el New York Times si le pagaran, dijo que tiene un par de proyectos de películas en camino, y espera que el público les haga justicia cuando se estrenen. "Sé quién soy como persona", aseguró. "No quiero que me juzguen", agregó. "Mi actuación es buena, mi trabajo es bueno, me encanta trabajar".

  • Share
  • Tweet
  • Share

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.