The trend

bigstockphoto

La respuesta no es lo que piensas.

 

Tan solo han pasado dos horas desde que cenaste y ya tienes hambre. Es casi hora de dormir pero tu mente y tu estómago no te dejan en paz, tentandote a visitar de nuevo la cocina por algún bocado.

El problema está cuando quieres adelgazar. Este pensamiento se convierte en una tortura y a veces prefieres dejar de comer por no subir de talla.

La pregunta del millón es, ¿Ir a la cama con hambre jugará a favor o en contra de nuestro peso?

THE TREND > 7 cosas maravillosas que te suceden cuando dejas del azúcar

De acuerdo a los nutricionistas Stephanie Clarke y Willow Jarosh de Nutrición C&J, la respuesta no es blanco o negro. Todo depende de tus hábitos de alimentación y objetivos que tengas en términos de salud. Lo que sí aseguran es que hay que desmitificar la idea de que comer tarde te hará engordar.

"Comer tarde en la noche no te hará ganar kilos extras. Siempre y cuando no te excedas de la ingesta de calorías diaria recomendadas para ti, no afectará la balanza. Así que no hay necesidad de evitar comer pensando en que te hará rebajar" dicen las expertas.

Sin embargo, esto no te da luz verde para que te devores un paquete de galletas de chocolate antes de ponerte las pijamas. Las nutricionistas explican que no debes comer demasiado de aquello que te cause indigestión, incomodidad o dolor ya que afectarán tu sueño, o estarás tan lleno a la mañana siguiente que te saltarás el desayuno, estropeando tu metabolismo.

THE TREND > ¡Buenas noticias! Encontramos 10 maneras de adelgazar sin hacer dieta

Pero tampoco debes morirte de hambre hasta el punto que te dificulte quedarte dormido o permanecer dormido. Privarte y aguantarte las ganas de comer también puede ser perjudicial, y te induce a consumir mucho más de lo que tenías estimado.

Lo recomendado es que encuentres un balance. Si siempre te da hambre una o dos horas después de haber cenado, la solución puede ser tan simple como servirte más en ese plato de final del día. También debes fijarte que tu comida incluya proteínas, carbohidratos ricos en fibras, un poco de grasas saludables, y bastantes vegetales, porque te ayudará a sentirse más satisfecha por más tiempo. O quizás comerte un snack antes de dormir es un hábito del que sientes que no tienes escapatoria. Si ese es tu caso, ¡No te mortifiques! Solo asegúrate de planificar tu dieta durante el día para reservar 150 calorías para ese bocado de la noche.

  • Share
  • Tweet
  • Share

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.