Cómo tener una cintura más fina haciendo unos simples cambios en tu estilo de vida

x

por markosmo 16 mar, 2018 2:18 PMTags
The Trendbigstockphoto

Y no solo hablamos de ejercicios...

Aunque no lo creas, tus hábitos diarios pueden tener un efecto en tus abdominales.  Sigue estas recomendaciones soportadas con pruebas científicas para ver un cambio en tu cintura:

  1. Duerme a una hora fija y 8 horas

Dormir es la clave para armarte de fuerza de voluntad ante los antojos y preparar tu cuerpo para quemar calorías.  Las cinturas de las personas que solo durmieron 6 horas por noche eran 3 mm más grandes que aquellas que lograron pernoctar 8 horas, de acuerdo a un estudio en la Universidad de Leech en Inglaterra.  ¿La razón? Después de la pérdida del sueño, hay una mayor actividad en las regiones cerebrales asociadas con el placer y la recompensa en respuesta a los alimentos, según investigaciones previas, y esto puede llevar a hábitos alimenticios más impulsivos, explica el autor de la investigación Gregory Potter.

THE TREND > 6 ejercicios de las celebridades que podemos copiar de sus Instagrams

Además, con tan solo una noche de mal sueño (esas donde duermes 4 horas), las personas reducen su sensibilidad hacia la insulina.  Usualmente, una vez la insulina ha llegado al cerebro, aumenta la saciedad, por lo que la sensibilidad alterada del cerebro a la insulina podría promover el aumento de peso.

Para sacarle el mejor provecho a esas 8 horas que empleas al dormir, trata de tener una hora consistente para ir a la cama y para levantarte.  Si duermes o te despiertas en horarios distintos, el reloj interno de tu cuerpo comunicará esa actualización a los relojes "periféricos" dentro del cuerpo que controlan cosas como el sistema metabólico. El problema es que estos relojes periféricos tardan de dos a tres días en sincronizarse con el reloj maestro. Esto comienza a afectar tu metabolismo, como el jet lag, disminuyendo los niveles de leptina, la hormona de la saciedad y promoviendo la resistencia a la insulina, similar a lo que ocurre con la pérdida de sueño.

THE TREND > Todo lo que necesitas para convertir tu casa en un gimnasio

  1. Come temprano y empieza por los vegetales

En un mundo ideal, las comidas del día terminarían antes de las 8 de la noche.  Cuando las personas en un análisis de la Universidad de Pensilvania cambiaron de comer en el horario de 8 a.m a 7.pm a comer lo mismo pero más tarde (desde el mediodía hasta las 11 p.m) subieron casi 0.9 gramos en el transcurso de 8 semanas.  En parte se debe a que el cuerpo comienza a quemar carbohidratos en vez de grasas, quizás porque el tiempo ejerce un efecto en los picos hormonales o el metabolismo, de acuerdo a la responsable de la investigación, Namni Goel.

Otro cambio importante: deja los carbohidratos para el final.  "Si tu plata contiene vegetales, proteínas y carbohidratos, comer las proteínas y los vegetales primero será mucho mejor para tu nivel de azúcar en la sangre" explica la especialista en obesidad Louis Aronne.

THE TREND > Mujeres delgadas Vs. Mujeres musculosas: ¿Quiénes son más atractivas?

  1. Muévete más cada hora para acortar el tiempo sentada

"Ciertos cambios metabólicos que promueven el riesgo de enfermedades del corazón son disparados por estar sentado prolongadamente, cuando los músculos de las piernas no están siendo usados, y además se gasta menos energía", dice William Tigbe, médico de la Escuela de Medicina Warwick en Inglaterra.

Disminuir el tiempo sentado y aumentar la caminata es importante para prevenir esos cambios.  El estudio de Tigbe de trabajadores postales encontró que aquellos que en promedio se sentaban por 9 horas al día y daban 15.000 pasos diario no presentaban factores de riesgo metabólico, incluyendo una larga circunferencia en la cintura.   El resultado de esta investigación de 15 años mostró que la zona abdominal de estos trabajadores había aumentado 1.9 cm por cada hora adicional pasadas las 5 horas de estar sentado.

Ponerte de pie cada dos horas puede ser de gran ayuda, reporta otro análisis de Medicina y Ciencia en Ejercicios y deportes.  Cuando los empleados de oficina se pararon por dos horas, quemaron 9% más calorías que aquellos que permanecieron sentados. "Pararte induce al cambio de combustible, que hace quemar más grasa" explica Ying Gao, médico responsable por la investigación.

THE TREND > ¡Alegría! ¡Hay un tipo de grasa que te hace bajar de peso!

  1. Quédate sin aliento intermitentemente mientras te ejercitas

La grasa abdominal es distinta a la grasa de otros tipos de grasa.  Es más activa metabólicamente porque contiene más receptores de varias hormonas importantes que juegan un rol importante en la descomposición de la grasa. Esas hormonas se liberan cuatro veces durante el entrenamiento de intervalos de alta intensidad, lo que hace de HIIT el ejercicio ideal para reducir la grasa abdominal, dice Cristian Alvarez, Médico especializado. Su investigación encontró que 10 semanas de HIIT, en promedio, ayudaron a las mujeres con sobrepeso a reducir su circunferencia de la cintura 13 cm y disminuyeron la grasa abdominal en un 18.2 por ciento.

  1. Tómate 5 minutos para hacer un reseteo mental

Cuando estés estresada todo el tiempo, los altos niveles de cortisol que tu cuerpo está produciendo conllevan a la activación de una encima en tu tejido graso llamado lipoproteína lipasa, que contribuye a la acumulación de grasa en la zona del abdomen.  Usa tu respiración periódicamente para ayudar a calmar tu ritmo cardíaco: aspira por 4 segundos, sostén por 4 más, exhala por otros 4 segundos, y sostén por 4.