Los secretos de la lujosa vida de Jennifer Lawrence

X

por Vanessa Odreman 26 oct, 2017 7:20 PMTags
Jennifer LawrenceGetty Images

Todos estos detalles te dejarán con la boca abierta.

Jennifer Lawrence es una chica genial. Jennifer Lawrence es como nosotros. Jennifer Lawrence podría ir a tu casa a tomar cerveza y hacerle llamadas de broma al repartidor de pizza.

O al menos eso es lo que creen sus fans.

La actriz ganadora del Oscar es conocida por tener los pies sobre la tierra, por ser una chica normal, por ser una celebridad diferente, alejada de toda la basura de la industria. Y eso es verdad. Pero ella también es una de las personas más famosas del planeta, así que no siempre es común, por mucho que lo intente. Tras su máscara de normalidad hay una vida de glamour tan envidiable como la de sus colegas.

Todo comienza en casa. Lawrence parece como el tipo de mujer que tiene un departamento cualquiera, lleno de afiches de Real Housewives, ¿quién podría culparla? Pero la realidad es ligeramente diferente. Su casa principal es una propiedad de Beverly Hills de más de 510 metros cuadrados, en una comunidad privada donde viven otras celebridades (Ellen DeGeneres fue una de las antiguas propietarias).

Ella compró el lugar por 8 millones de dólares en 2014, justo mientras su fama despegaba. Un guardia vigila las puertas del vecindario, para cuidar la seguridad de residentes como Cameron Díaz, Mila Kunis y Ashton Kutcher. Gracias a una entrevista de Vogue en 2015, hecha en la cocina de la mansión, se sabe que la "convincente villa de falso estilo toscano" tiene cinco cuartos, un gimnasio, un cine y un salón glam. Contrató decoradores de su Louisville natal para decorar el espacio con cosas que solía desear de niña, y una vez organizó una fiesta que incluyó a Kris Jenner regalándole un pastel personalizado.

E! NEWS > ¿Jennifer Lawrence tuvo que ver en el divorcio de Chris Pratt y Anna Faris?

Cuando está en Nueva York, Jennifer descansa en una (presumiblemente muy lujosa) cama en un loft de Tribeca que compró por más de 9 millones de dólares. El condominio también es un enclave de celebridades: Jake Gyllenhaal, Ryan Reynolds y Blake Lively viven en el edificio, uno de los más seguros contra los paparazzi en la ciudad. La unidad de JLaw tiene un elevador que se abre directamente en el departamento, un baño (con tina y baño de vapor) adecuado para cualquier hotel lujoso, además de acceso a una terraza de más de 460 metros cuadrados. En la primavera, mientras estaba fuera de Estados Unidos grabando Red Sparrow, rentó la unidad por más de 27 mil dólares al mes.

Lawrence viaja como una reina entre sus dos casas, todas las locaciones de sus películas, y sus extravagantes giras de prensa (frecuenta Londres y París). La actriz no disimula su amor por viajar en aviones privados, ya sea contándole a Conan O'Brien que viajó en una cama tamaño Queen para su gira promocional de Los Juegos del Hambre, hasta la confesión que le hizo a Vogue que los jet privados son su gran lujo preferido.

"La paso tan mal volando en aviones comerciales", le dijo a la revista. "Siempre quiero hacerlo: es más barato y más fácil, pero puedo estar acompañada de 300 personas en la puerta y alguien loco que lo arruina para todos. Volar en aviones privados es genial porque no tengo que preocuparme".

Por supuesto, como la celebridad que más se parece a nosotros, agregó, "¿Con eso te parece que me parezco suficiente a los demás?".

También está la manera en que se ve mientras viaja: en una palabra, perfecta. Tiene un famoso acuerdo multimillonario con Christian Dior, que le asegura maravillosos vestidos en la alfombra roja y un asiento en los mejores desfiles de París. Parte de la vida de una estrella es que te den cosas gratis de diseñador para tus giras de prensa y otras apariciones promocionales, pero no todo el mundo tiene un acceso tan exclusivo a una marca de alto nivel.

E! NEWS > Jennifer Lawrence reveló la experiencia más humillante y traumatizante que ha vivido en Hollywood.

Lawrence tampoco se descuida cuando se viste ella misma. Regularmente escoge piezas lujosas y ha perfeccionado la estrategia aeropuerto-como-pasarela. Típicamente usa marcas como Ulla Johnson, rag & bone (donde una fedora puede costar cientos de dólares), Valentino (esa cartera que probablemente deseas), Alexander Wang, y quién podría olvidar cuando usó un abrigo Alberta Ferreti de 3 mil dólares para pasear por Central Park. Básicamente es una modelo de Barneys andante, y sería difícil verla usando algo que no esté a la moda.

Cuando no está grabando una película, asistiendo a un evento glamoroso o de gira de prensa, probablemente Lawrence se está preparando para esas tareas. Mucho se ha hablado de su amor por la pizza y el vino y ver televisión en su sofá, pero también se asegura de dejar en claro que se esfuerza mucho en cómo se ve. Y por su estatus de celebridad, estamos seguros de que los mejores de los mejores la asesoran.

Sus tratamientos faciales se los hace la mundialmente famosa Sonya Dakar, entre cuyos clientes también está Gwyneth Paltrow. Sus tratamientos van desde unos cientos de dólares por un facial estándar, hasta un par de miles de dólares por sus procedimientos previos al Oscar. Tiene un equipo de entrenadores personales como Dalton Wong, quien logró su figura para X-Men. Ella asiste a sesiones diarias de Pilates con Kit Rich, un instructor de Los Ángeles.

E! NEWS > Jennifer Lawrence y Emma Stone le ponen fin a los rumores luego de su incomodísimo encuentro.

Se conoce que se peina con los maestros de Hollywood, desde la colorista Lorri Goddard (cuyos precios comienzan en los 500 dólares) hasta Jenny Cho, quien le hace el estilismo a sus rizos dorados para las portadas de revista. Tiene un equipo de estilistas, por supuesto, que la preparan básicamente para todas sus actividades.

De último pero no menos importante, Jennifer Lawrence se consiente con el mejor lujo de las celebridades: un sexy guardaespaldas. Los famosos tienen que protegerse, así que por qué no hacerlo con alguien que te alegre la mirada. ¡Muy bien, Jen!