Así fue como Emma Stone hizo que todos nos olvidáramos de Jennifer Lawrence durante esta temporada de #AlfombraRojaE!

X

por Vanessa Odreman 02 mar, 2017 9:04 PMTags
Emma Stone, Jennifer Lawrence, Oscar WinAaron Poole / ©A.M.P.A.S.; Getty Images

Fue el reemplazo perfecto.

¿Qué es una temporada de premios sin Jennifer Lawrence? ¿Qué es una alfombra roja sin sus anticipados vestidos, sus salidas espontáneas en entrevistas, sus caídas camino al teatro? ¿Qué es un show sin ella diciendo algo fuera de guión pero con lo que nos identificamos mucho? ¿Qué es una temporada de campañas para el Oscar sin sus participaciones en shows de entrevistas y sus historias raras?

Este año lo descubrimos.

La temporada de premios de 2017 no tuvo nada de Lawrence. Estuvo completamente ausente, pues no recibió ni nominaciones ni invitaciones para presentar. No fue nada personal, por supuesto, nada más un tema de agenda. Por un lado, ella no estuvo en ninguna película que compitiera este año porque Passengers fue, bueno, Passengers. Y ha pasado la mayor parte de su tiempo grabando en ciudades de Europa del Este como Budapest. No se esperaba ninguna aparición suya, pero eso no evitó que los fans desearan alguna visita sorpresa en alguno de los shows.

Pero no lo hizo y el público se quedó pensando qué podrían hacer sin la presencia de JLaw. Pero luego llegó Emma Stone.

ALFOMBRA ROJA > OMG! No creerás cuánto tiempo tomó hacer el vestido que Emma Stone lució en los Oscars (Foto + Video)

Siempre nos ha parecido evidente que Stone tiene algo de Lawrence. Las dos son extremadamente talentosas, divertidas, hermosas y todo eso, pero eso podría decirse de todo el mundo en Hollywood. Ser linda y divertida no es una rareza, al menos para las mujeres. Los hombres en Hollywood se están quedando atrás. Pero mantengamos el foco: hay algo específico que Jennifer le aporta a la temporada de premios, y el hecho de que encontráramos la misma calidez en Emma fue una grata sorpresa.

Las dos parecen estar conscientes de que no están curando el cáncer: El último Oscar de Jen fue por un biopic de trapeadores y Emma representaba una feliz película sobre jazz. Comparadas con historias más viscerales y necesarias como las de sus contrapartes (Viola Davis y Naomie Harris, por ejemplo), se agradece una saludable dosis de perspectiva.

Pero entre la seriedad y las estrellas que nos inspiran, también podemos apreciar mucho a alguien con quien quisiéramos tomarnos una cerveza. Esa era JLaw y, ahora, parece que Emma también.

Para comenzar con el punto obvio de comparación: Stone arrasó. La nominaron en todos los premios por su papel en La La Land, ganó el Globo de Oro y el Oscar (en 2013 Lawrence ganó los dos por su trabajo en Silver Linings Playbook y en 2016 ganó el Globo y recibió una nominación al Oscar por American Hustle y Joy, lo que le dio un papel especialmente protagónico en esa temporada).

Stone es adorablemente incómoda. Nunca dejaremos de estar fascinados por la gracia y el estilo de actrices como Davis, pero también entendemos que eso se perfecciona con el tiempo. Nadie de menos de 30 años puede tener la capacidad emotiva para ser la mitad de lo serena que es Viola, eso es un hecho.

Así que apreciamos ver las imperfecciones de las actrices más jóvenes. Ver a Stone, como antes a Jen, un poco extrañada e incómoda con todas las cosas de celebridades, la hace más humana. Sabemos que es segura de sí misma, pero verla regalarnos alguna que otra risa nerviosa nos hace identificarnos con su incomodidad.

ALFOMBRA ROJA > Mira el emocionante momento en el que Emma Stone y Brie Larson se conviertieron las BFF de los Oscars (Video + Foto)

Es directa. JLaw es tan famosa por sus malas palabras como por sus papeles de actriz, probablemente por eso se hizo amiga de Amy Schumer. Emma también es bastante directa con su lenguaje. Un ejemplo: su aparición en la sala de prensa durante el Oscar 2017, más notablemente después de la equivocación con la Mejor Película, sobre lo cual dijo, "¿No fue lo más loco?". También le dijo a los reporteros, "M**dita sea, amo Moonlight". Jen estaría orgullosa.

Su perfecto sentido de la moda. Esto parece una obviedad, pero una de las cosas que esperamos con ansias de Lawrence en las temporadas de premios es ver qué vestidos clásicos usará. Cuando camina en una alfombra roja siempre está vestida como ganadora. Bueno, Emma siguió si ejemplo y nos enamoró el domingo pasado con su brillante vestido dorado de Givenchy.

La actriz la sacó del parque en cada show de este año, pero su vestido de los Premios de la Academia pareció hecho a la medida para aceptar la estatuilla de Mejor Actriz. Desde el material dorado brillante hasta su cabello al estilo del viejo Hollywood, esas fotos serán material de leyenda.

Jeff Lipsky/A.M.P.A.S.

ALFOMBRA ROJA > Emma Stone no quiere saber nada del gran error de los Oscars 2017

Tiene un mejor amigo en pantalla con el que todos estamos obsesionados. Comparar a Bradley Cooper y a Ryan Gosling es como comparar una manzana muy sexy con una naranja muy sexy. Pero lo que sentimos cuando vemos a Cooper y Lawrence es lo mismo que sentimos cuando vemos a Gosling y Stone. Son coestrellas frecuentes y también mejores amigos. Están completa y platónicamente enamorados.

Los errores parecen perseguirla. Jennifer Lawrence no es una persona torpe, simplemente le suceden cosas torpes. Atrae momentos vergonzosos , así que ahora siempre estamos a la expectativa de esos momentos cada vez que la vemos. Después de la temporada de premios 2017, parece que Emma sufre de lo mismo.

Pasó, por ejemplo, esa pequeñísima equivocación al final de los Oscar. Stone estaba en escena mientras los productores intentaban corregir uno de los errores más graves en la historia de los Premios de la Academia, y damos por seguro de que quería encontrar una puerta secreta en el suelo o un cohete que la sacara de allí. En vez de eso, hizo lo que cualquiera de nosotros haría: congelarse y quedarse con la boca abierta, diciendo: "Dios mío".

ALFOMBRA ROJA > WOW! Mira la épica reacción de Andrew Garfield ante el triunfo de Emma Stone en los Oscars (Video + Fotos)

Menos traumatizante que tropezarse camino a aceptar tu premio, pero no menos vergonzoso, fue su ahora reconocido abrazo triple con el director de La La Land Damien Chazelle y su novia. Mucho de lo que pasó por la cabeza de Jennifer mientras se tropezaba seguramente también pasó por la de Emma, mientras sellaba un momento de incomodidad histórica.

Las cosas malas a veces le pasan a las buenas personas y claro que Emma es una buena persona.