Zosia Mamet, estrella de Girls, confiesa que padeció un fuerte trastorno alimenticio

x

por Nico Melandri 12 ago, 2014 8:04 PMTags
Zosia MametRobin Marchant/Getty Images

La actriz relató el sufrimiento durante su infancia y adolescencia.

Zosia Mamet acaba de revelar su lucha personal contra un desorden alimenticio.

En una columna bastante personal publicada en la edición de septiembre de Glamour, la estrella de Girls detalla su dramática historia.

FOTOS > El estilo de Zosia Mamet >>> Entre el amor y el odio

"Me dijeron por primera vez que era gorda cuando tenía 8 años. No soy gorda, nunca lo he sido, pero desde entonces ha habido un monstruo en mi cerebro que me dice que lo soy. Que me convence de que la ropa no me queda bien y de que he comido demasiado. Por momentos me ha llevado a pasar hambre y hacer demasiado ejercicio abusando de mi cuerpo. De adolescente, solía pararme frente al refrigerador en la noche viendo la luz fluorescente, debilitada por la guerra que había en mí: si ceder al hambre o cerrar la puerta e irme a dormir. Me pararía allí por horas, abriendo y cerrando la puerta, tomando un pedazo de comida y luego botándolo a la basura. Apenas tenía 17 años y vivía en la miseria queriendo morir", escribe.

"Mi papá eventualmente me llevó a tratamiento. Llegó a casa una noche, me tomó de los hombros y me dijo: ‘No tienes permiso para morirte'. Fue la primera vez que me di cuenta de que no era sólo por mí. No me importaba si me moría, pero a mi familia sí. Eso es lo que ocurre con este tipo de desórdenes: te consumen, te hacen egocéntrico, son todo lo que puedes ver", recuerda.

Mamet asegura que incluso después del tratamiento y de subir algo de peso, aún estaba obsesionada con controlar su cuerpo. Es algo con lo que lucha aún en el presente.

E! NEWS > Desmienten los rumores sobre anorexia de Nicole Richie

"Actualmente tengo un peso saludable, aunque me doy cuenta de que mi obsesión estará conmigo siempre de algún modo. Durante años la voz dentro de mí se ha acallado, o hecho más sonora. Puede que nunca desaparezca completamente, pero espero que un día estará tan callada que sólo susurrará y me preguntaré: ‘¿Eso fue sólo el viento?'", concluye.