Bradley Cooper, Ellen Degeneres, Ellen

Michael Rozman/ Warner Bros.

El actor vivió una embarazosa situación.

Muchas veces, hay que sacrificar algunas comodidades para poder sobreponerse a una difícil situación...

Durante su aparición en el programa de Ellen DeGeneres, Bradley Cooper confesó que tuvo un pequeño/gran problema de vestuario poco antes de asistir a un evento en la Casa Blanca en el que conocería al presidente Barack Obama.

"Me estoy preparando para una nueva película y estoy intentando subir de peso rápidamente. Aumenté como siete kilos en cuatro semanas y ya nada me entra", comenzó relatando la estrella de American Hustle. "Así que usé el traje que llevé a los Globo de Oro. Casi que lo tiré en la valija y volé a Washington D.C. y me empecé a vestir 10 minutos antes de la hora en la que debía irme, y literalmente mis pantalones subian hasta acá", continuó relatando mientras señalaba sus muslos. "Así que empecé a reirme. 'Esto es graciosísimo, estoy por conocer al presidente'".

"Tenía que ir sin nada debajo... Porque no había espacio. Lo hice. Tuve que hacerlo", admitió Cooper. "Y estás allí sentado y hay mucho de levantarse y sentarse. ¿sabes a qué me refiero? Yo realmente no podía pararme demasiado".

Añadió: "Fue una pesadilla pero lo logré".

Fue el 11 de febrero que Cooper y su novia Suki Waterhouse llegaron a la Casa Blanca para un evento en honor a la visita del presidente holandés, Francois Hollande.

 

Bradley Cooper,  Suki Waterhouse

AP Photo/Manuel Balce Ceneta

  • Share
  • Tweet
  • Share

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.