the vogue factor

La alarmante revelación la hizo en un libro que recientemente publicó.

Sabíamos que mantenerse siempre lista para una pasarela teniá sus costos, pero no imaginábamos que eran tan caros.

Kirstie Clements fue editora de la Vogue australiana durante 25 años hasta que fue despedida. Tal vez por eso, publicó un libro como venganza llamado The Vogue Factor que entre otras cosas, da escalofriantes detalles acerca del oscuro mundo del modelaje.

Las modelos, según Clements, muchas veces llegan a comer Kleenex para no sentir hambre y no tener que ingerir calorías. "Muchas veces leemos entrevistas en las que las modelos insisten en que comen mucho. No es cierto. La única manera de mantenerse así de delgada es dejando de comer. Comen pañuelos para no sentir hambre. Literalmente los hacen bolas y los tragan".

Además, relata acerca de un viaje a Marrakech en Marruecos donde vio cómo una modelo no comió durante tres días: "Al final, apenas podía mantenerse de pie o evitar cerrar los ojos".

Aunque los perturbantes detalles sobre las exigentes dietas o las insalubres costumbres alimenticias continúan a modo de denuncia, la autora admite no haber hecho lo suficiente cuando pudo: "Me considero parte del problema. Eres una parte de la industria y puedes elegir a qué chicas fotografiar. Pero no estás a cargo de las pasarelas ni de los castings ni de cómo los diseñadores quieren presentar sus ropas".

  • Share
  • Tweet
  • Share

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.