Megan Fox

Steve Granitz/WireImage

En Hollywood los tatuajes no se limitan a los chicos malos.

Ashlee Simpson

Dimitrios Kambouris/WireImage

Los tatuajes suelen asociarse con la rebeldía, pero en un mundo de rebeldes, se ha vuelto más raro el que no pinta su piel que quien lo hace.

Discretos o enormes, delicados o grotescos, todos tienen una versión de la pintura corporal permanente. Y,  aunque algunos saben llevarlos con gracia, otros han hecho de la fiebre un desastre estético.

Trajes arruinados, ¿o no?

Nikki Reed

Rabbani and Solimene Photography/WireImage

Rihanna es una de las estrellas que dañaron un escote perfecto por un tatuaje. Si algo podía admitir de ella, era su capacidad de llevar ropa sumamente descotada y seguir luciendo elegante. Ahora, una enorme Isis en su cuerpo daña toda la estampa que en algún momento logró. ¡Fatal error!

No siempre está mal jugar con escotes y tatuajes: Nikki Reed supo hacerse un perfecto detalle llamativo a la hora de mostrar su espalda. En este caso, la discreción, con un asomo de atrevimiento, fueron los ingredientes principales para llamar la atención sin caer en lo grotesco. ¡Bien hecho, Nikki!

Sí hay espacio para el arrepentimiento

Lea Michele

AKM-GSI

Eso de permanente, en ciertos casos, se ha hecho mito. Lea Michele es militante en el terreno de los tatuajes removidos. Aún conserva 14 pequeñas marcas de tinta escondidas en su cuerpo, pero al pequeño corazón que tenía en su dedo, le dio una cordial despedida. Según la chica Glee, su piel no volverá a pintarse de nuevo porque ya no le quedan espacios para esconderlos. Para hablar de discreción, ¡Lea es maestra!

La manzana de la discordia

Chris Brown Tattoo, Drawing

MJT/AdMedia/Sipa USA

Desde la actitud hasta los accesorios, todo lo que pongas en tu cuerpo es una forma de expresarte y, según los rumores, Chris Brown no se guardó nada por dentro luego de su ruptura con Rihanna. Un tatuaje en su  cuello mostraba a una mujer muy golpeada, a la que todos relacionaban con su famosa ex novia. Pero según el cantante y su manager,  todo el escándalo fue una simple exageración: el macabro dibujo en su cuello es una calavera de azúcar.

Sea por despecho o no, la fiebre del tatuaje tiene muchos mensajes por dar y yo estaré siguiéndole la pista.

Para saber más de ésta y otras fiebres de las estrellas, sígueme, soy @MicaelaDelPrado

Logo_Micaela
  • Share
  • Tweet
  • Share

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.