Las impactantes similitudes entre Meghan Markle y la princesa Diana al describir la vida en la realeza

Formar parte de la monarquía británica no es un cuento de hadas.

por Natalie Finn | Traducido por Vanessa Odreman | 10 mar, 2021 5:15 PMTags
Videos relacionados: Las similitudes entre Meghan Markle y la princesa Diana al describir la vida real

Formar parte de la monarquía británica no es un cuento de hadas.

Mucho antes de que el príncipe Harry y Meghan Markle se sentaran con Oprah Winfrey para lo que resultó ser una entrevista notablemente reveladora que incendió las redes sociales con todo tipo de reacciones, cuando todavía eran miembros de la realeza, él ya había dicho que su "miedo más profundo" era "que la historia se repitiera".

Esa historia a la que se refería era el incansable acoso de los medios de comunicación a su difunta madre, la princesa Diana, prácticamente desde el momento en que fue presentada como la futura esposa del príncipe Carlos hasta la mañana de su muerte luego de un horrible accidente automovilístico, con los paparazzi en la escena en segundos porque la habían estado siguiendo todo el tiempo.

también lee
Beyoncé muestra apoyo a Meghan Markle tras su explosiva entrevista con Oprah

Entonces, cuando Harry, a quien le faltaban un par de semanas para cumplir 13 años cuando Diana murió en 1997, sintió que la historia se repetía, "pero más, quizás, o definitivamente mucho más peligrosa, porque luego agregas la raza y agregas las redes sociales", como le dijo a Oprah, se negó a quedarse de brazos cruzados.

En un momento, las preocupaciones de Harry sobre el peor de los casos posibles podrían haber sido interpretadas como un poco hiperbólicas. El destino de su madre había sido una de las tragedias definitorias de una generación. Mientras tanto, innumerables celebridades son imanes de los tabloides y todos los miembros de la realeza están bajo presión, así que solo agrega a Meghan a esa lista.

Claro, fue difícil argumentar (aunque muchos siguen intentándolo) que Meghan no estaba siendo tratada injustamente. Desde el primer día, la compararon y finalmente la enfrentaron a su futura cuñada, Kate Middleton, con comportamientos similares exhibidos por las duquesas que dieron explicaciones en conflicto que retrataron a Kate de una manera más halagadora. Y "el palacio", abreviatura de la oficina de comunicaciones del Palacio de Buckingham, de donde se emiten las declaraciones en nombre de Su Majestad la Reina Isabel II, solo negaría la más atroz de las falsedades, dejando tantos rumores que circulan sin comentarios oficiales. Además, a Meghan le quedó claro que, bajo ninguna circunstancia, debería responder personalmente a cualquier mentira que se publicara sobre ella.

Pero Diana fue entonces y Meghan es ahora, ¿verdad? Ser destrozada vino con el trabajo, y Harry, un esposo más cariñoso y comprensivo con Meghan que su padre con su madre, se aseguraría de que lo suyo fuera una sociedad, no una actuación repetida de una pareja que nunca fue realmente adecuada tratando de salir adelante, por la reina, por sus hijos, por las apariencias.

Shutterrstock

Oh, cuánto hemos subestimado la capacidad de la historia para repetirse.

Con el anuncio de que Meghan y Harry concederían su primera (y, según se ha dicho, única) entrevista posterior a Megxit a Oprah, los pensamientos de una amiga de la familia que asistió a su boda y ahora es su vecina en Montecito, California, inmediatamente se dirigieron a la explosiva reunión de Diana con Martin Bashir de la BBC en 1995, una hora reveladora que pintó a la familia real con una luz particularmente poco halagadora y aceleró su divorcio de Carlos, cuatro años después de que se separaron.

Aunque se han escrito millones de palabras sobre Diana, solo una parte de su historia provino directamente de la propia Princesa de Gales. La entrevista con Bashir forma parte de esa narrativa, al igual que una serie de entrevistas grabadas que hizo para el biógrafo Andrew Morton, quien solo agregó In Her Own Words al título de su obra de 1992 Diana: Her True Story después de su muerte. El controvertido libro sirvió como una mirada al interior sin precedentes de la vida real de Diana, y habiendo hecho las cintas con un amigo de mucho tiempo y no con Morton, podía negar de hecho haber conocido al escritor cuando la prensa exigió saber qué diablos estaba pensando cuando se expuso así.

Pero, como dijo un amigo después de la primera publicación del libro, "Me sentí aliviado porque el mundo pudo entrar en su secreto".

Y eso es ciertamente lo que muchos de los amigos de Meghan (así como innumerables perfectos extraños) se sienten ahora.

CBS

Porque además de las indignidades que sufrió la Duquesa de Sussex, lo que su charla con Oprah también reveló fue que, en solo unos pocos años, su experiencia se alineó con el tiempo de Diana como miembro de la realeza de varias maneras, algunas que eran bastante obvias de antemano (el escrutinio de cómo se veía y vestía, la obsesión internacional por la boda y su primer embarazo, sus maneras con "la gente" en el mundo real) y algunas que salieron a la luz desgarradoramente durante la entrevista, que fue grabada en un par de semanas antes de la fecha de emisión del 7 de marzo.

Grabado, por cierto, antes de que el palacio declarara que investigaría las acusaciones de que Meghan había intimidado a miembros del personal de la casa real, afirmaciones planteadas por un informe en The Times.

Lo cual, si Oprah hubiera podido preguntarle sobre ello, presumiblemente le habría sonado a Meghan más de la misma protección de la familia real que le habían asegurado que tendría pero que finalmente nunca obtuvo.

Compara algunas de las experiencias de Diana y Meghan en el clip de arriba.