Katherine Heigl recuerda la terrible etiqueta que arruinó su reputación y su salud mental

Años después de que se ganó la reputación de ser una persona difícil con la cual trabajar, la actriz se enfrenta a la opinión pública.

por Cydney Contreras | Traducido por Vanessa Odreman | 29 ene, 2021 4:59 PMTags
Videos relacionados: Katherine Heigl se sincera sobre la etiqueta más dura que le han puesto

Años después de que se ganó la reputación de ser una persona difícil con la cual trabajar, la actriz se enfrenta a la opinión pública.

Katherine Heigl confronta a lo que ella llamó el "rechazo" de Hollywood en una nueva entrevista con The Washington Post, admitiendo que las inmensas críticas una vez la hicieron sentir que "preferiría estar muerta".

Como recuerda Katherine, la impresión que el público tenía de ella cambió cuando comenzó a decir lo que pensaba sobre los proyectos en los que trabajaba. Ella explica, "Es posible que haya dicho un par de cosas que no te gustaron, pero luego eso escaló a 'ella es ingrata', luego eso escaló a 'ella es difícil' y eso escaló a 'ella no es profesional'... ¿Cuál es tu definición de difícil? ¿Alguien con una opinión que no te gusta? Ahora, tengo 42 años y esa mi**da me molesta".

Cuanto más se disculpaba Katherine por hablar negativamente sobre su experiencia protagonizando proyectos como Knocked Up y Grey's Anatomy, "más me parecía que había hecho algo horriblemente mal".

también lee
La reacción de Katherine Heigl al descubrir el significado sexual de "Watermelon Sugar" de Harry Styles

Su coprotagonista de 27 Dresses, James Marsden, le dijo a The Washington Post que ella realmente tenía buenas intenciones en ese momento, y explicó, "Tiene convicciones muy sólidas y opiniones sólidas sobre ciertas cosas, y no se echa para atrás si, ya sabes, si se siente como que ella se ha equivocado de alguna manera".

Pero James dijo que no cree que Katherine mereciera una reacción tan dura. "Siempre lo he visto como una fuerza de carácter", explicó. "Puedo ver cómo eso puede ser interpretado como difícil o ingrato o lo que sea. Pero si conoces a Katie, es simplemente porque tiene el coraje de respaldar algo en lo que cree".

Asimismo, su esposo, Josh Kelley, dijo que cree que "ella sería una heroína" si la historia se repitiera hoy, en lugar de hace 10 años.

Frank Ockenfels/Walt Disney Television via Getty Images

Aun así, Katherine dijo que enfrentó consecuencias inesperadas por sus acciones. La actriz de Grey's Anatomy pensó que su reputación no importaría mientras las películas que protagonizara fueran rentables. En palabras de ella, "puedes ser la persona más espantosa, difícil y horrible del planeta, pero si les haces ganar dinero, seguirán contratándote".

Pero, como señaló, los proyectos que siguieron al éxito de 27 Dresses y The Ugly Truth no "generaron tanto dinero".

Convertirse en un paria en Hollywood infligió un gran daño a la salud mental de Katherine.

"Creo que mi familia, mi madre, mi esposo, mis amigos estaban asustados. Y lamento profundamente haberlos asustado así", recordó. "Pero simplemente no podía controlarlo. No tenía las herramientas".

Fue solo en los años posteriores a la bienvenida a su hijo, Joshua Jr., que la estrella estuvo lista para enfrentar su debilitado estado emocional. Katherine reveló, "Le pedí a mi mamá y a mi esposo que me encontraran un lugar a donde ir que pudiera ayudarme porque sentía que prefería estar muerta".

Katherine Heigl/Instagram

Ella continuó, "No me di cuenta de la ansiedad con la que estaba viviendo hasta que me puse tan mal que tuve que buscar ayuda de verdad. Puedes hacer mucho trabajo con el alma, pero soy una gran fan de Zoloft".

Y con el tiempo, Katherine dijo que ha aprendido a tener "un poco más de dulzura" consigo misma. Ella compartió, "He llegado a aceptar que la ambición no es una mala palabra y que no me hace menos femenina, amorosa y cariñosa ser ambiciosa y tener grandes sueños y grandes metas".