En un comunicado oficial del Palacio de Buckingham se oficializó que la joven pareja perdieron sus títulos nobiliarios.

El trato está hecho: La Reina Isabel II ha finalizado un acuerdo para la división real del Príncipe Harry y Meghan Markle, bajo el cual ya no usarán los títulos de Su Alteza Real, ya no recibirán fondos públicos para sus deberes realizados en nombre del familia, e incluso deben pagar los $3 millones gastados en la renovación de su hogar en el Reino Unido.

 

Meghan y Harry habían conmocionado al mundo cuando anunciaron unilateralmente la semana pasada, después de unas largas vacaciones en Canadá con su hijo Archie Harrison, que habían decidido "dar un paso atrás como miembros 'mayores' de la Familia Real". También dijeron que querían "equilibrar" su tiempo entre el Reino Unido y Norteamérica.

Días después, la abuela de Harry, la Reina, lo convocó para una reunión familiar. Luego de más discusiones en los últimos días, la monarca anunció en un comunicado que "han encontrado un camino constructivo y de apoyo" para su "nieto y su familia".

"El duque y la duquesa de Sussex están agradecidos con su majestad y la familia real por su continuo apoyo mientras se embarcan en el próximo capítulo de sus vidas", dijo el Palacio de Buckingham en un comunicado. "Según lo acordado en este nuevo acuerdo, entienden que están obligados a retirarse de los deberes reales, incluidos los nombramientos militares oficiales. Ya no recibirán fondos públicos para los deberes reales".

Mira el video y entérate de los detalles.

Queen Elizabeth, Meghan Markle, Prince Harry

David Fisher/Shutterstock

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.