Sarah Hyland, AmfAR

Rob Latour/REX/Shutterstock

Los últimos dos años han sido una montaña rusa para la salud de Sarah Hyland.

Después de un tiempo de referirse vagamente a sus dolencias, la estrella de Modern Family de 28 años de edad reveló recientemente detalles de sus hospitalizaciones y cirugías en una reveladora entrevista con la revista Self. En 2012, la actriz sorprendió al público al confirmar que se había sometido a un trasplante de riñón, donado por su padre, como resultado de una batalla que venía librando durante toda su vida con la displasia renal y la insuficiencia renal resultante.

Sin embargo, Hyland contó a la revista que, en octubre de 2016, su cuerpo comenzó a rechazar el órgano y no estaba filtrando adecuadamente los desechos. Después de experimentar fatiga y frecuentes infecciones y fiebres, una visita al médico confirmó que el riñón ya no estaba funcionando. Hyland pasó el resto del año en constantes visitas al hospital. "Hicimos todas estas pruebas y todos estos tratamientos para tratar de salvar el riñón", recordó a la revista, pero al final no tuvo éxito. Luego, el día de San Valentín de 2017, le implantaron una vía en el pecho y fue sometida a diálisis por primera vez. Las múltiples sesiones semanales de diálisis tuvieron algunos efectos secundarios significativos y visibles, que incluyeron pérdida de peso, ciática, retención de líquidos y daños en la visión. Los fanáticos recordarán que Hyland fue a las redes sociales en mayo de 2017 para desmentir los rumores de que sufría de anorexia y señaló que no había "tenido el mejor año". Esta fue la razón.

Ese mismo mes, se le extrajo el riñón trasplantado y más tarde supo que su hermano menor, Ian Hyland, era compatible y estaba dispuesto a donar. Sin embargo, el destino del primer trasplante dejó a Hyland "muy deprimida".

"Cuando un miembro de la familia te da una segunda oportunidad en la vida y falla, casi se siente como si fuera tu culpa. No lo es. Pero sucede", dijo a la revista. "Durante mucho tiempo, estuve pensando en suicidarme, porque no quería fallarle a mi hermanito como le fallé a mi papá".

Continuó Hyland: "Había pasado por [toda mi vida] de ser siempre una carga, de tener que ser atendida". La estrella habló con alguien cercano a ella sobre sus pensamientos suicidas y finalmente se sometió a un segundo trasplante en septiembre de 2017, solo tres días después de conocer a su ahora novio Wells Adams en persona. "Para cualquiera que quiera acercarse a alguien pero realmente no sabe cómo hacerlo porque es demasiado orgulloso o cree que lo considerarán débil, no es nada vergonzoso", dijo ella.

Wells Adams, Sarah Hyland

Instagram

Sarah Hyland, SELF Magazine

SELF Magazine

Mientras ella e Ian permanecen bien después del trasplante, Hyland también ha estado luchando contra la endometriosis y, sin saberlo, tenía una hernia abdominal. A mediados de este año, se sometió a dos cirugías con solo unas semanas de diferencia; una laparoscópica para la endometriosis y otra para reparar la hernia.

"La cirugía [laparoscópica es] una de las cosas más dolorosas que he pasado en mi vida", apuntó.

Afortunadamente, Hyland ha contado con el apoyo incondicional de sus seres queridos, incluyendo a su famoso novio. "Me ha visto en mi peor momento", le dijo a la revista sobre su relación después del trasplante. "Creo que es por eso que me siento más bella ante sus ojos, porque todavía me encuentra hermosa después de ver todo eso".

En cuanto a Sarah, está terminando este capítulo con una nota muy positiva. Como le dijo a la revista: "Estoy estable. Estoy prosperando. Estoy muy feliz con la vida".

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.