Samantha Cohen, Meghan Markle Aide, Queen Elizabeth

Max Mumby/Indigo/Getty Images

Parece que habrá otra reorganización en la casa de Sussex.

Meghan Markle perderá a otro miembro clave de su personal en el Palacio de Kensington desde su boda con el príncipe Harry en mayo. La secretaria privada interina de la pareja, Samantha The Panther Cohen, no quiere hacer que su trabajo sea permanente y "ha dicho que se va a ir después de que nazca el bebé de Meghan la próxima primavera", y que ayudará a la pareja a encontrar a su reemplazo en 2019, informó el Sunday Times.

La noticia de su partida se produce en medio de los rumores que señalan que Meghan es una jefa "difícil". El Palacio de Kensington no hizo comentarios inmediatos sobre las noticias de salida de Cohen, tampoco ha comentado sobre la mayoría de los informes negativos sobre la duquesa.

Cohen, de 50 años y originaria de Australia, ha trabajado para la familia real durante 17 años y fue la ex secretaria privada adjunto de la reina Isabel II. Cohen había anunciado su renuncia a ese cargo el verano pasado pero aceptó trabajar temporalmente con Meghan y Harry para ayudar a la transición de la ahora duquesa a la vida real. Según los informes de la prensa británica, Samantha tenía la intención de quedarse durante seis meses. El Sunday Times dijo que Meghan quería tenerla permanentemente.

"Sam será una gran pérdida", dijo una fuente cercana a Meghan al periódico, la (asistente) más confiable en Reino Unido. "En el futuro, Meghan podría necesitar que alguien diferente a los cortesanos tradicionales, que no sea un funcionario de carrera, tampoco un funcionario real".

Samantha Cohen, Meghan Markle Aide

Max Mumby/Getty Images

La salida de Samantha Cohen surge a menos de un mes de que se revelara que la asistente personal de Meghan, Melissa Touabti, quien manejó los horarios de los duques de Sussex y jugó un papel clave en los preparativos de la boda real, renunció después de seis meses de trabajo. Se informó que ella y la duquesa habían tenido una relación difícil, según el Sunday Times.

Varios informes sobre el llamado "difícil" comportamiento de Meghan, sobre todo durante su boda, han surgido en las últimas semanas.

En noviembre, The Daily Mail citó a una persona con información privilegiada que decía que Meghan normalmente comienza su día a las 5 de la mañana y le envía mensajes a los empleados con ideas y solicitudes seis o siete veces al día.

"Meghan necesita a alguien con reservas de energía y paciencia para ayudarla a definir su futuro papel", dijo la fuente al periódico.

Un mes antes, durante el viaje de los duques a Australia, Meghan Markle sorprendió a los fans cuando les dijo a los miembros de One Wave, una comunidad de surf sin fines de lucro que aborda problemas de salud mental, que se despertó a las 4:30 am de la mañana para hacer yoga, afirmando que era "tan bueno para curar tu mente", según el Sunday Times. Su madre Doria Ragland es instructora de yoga. Meghan no aclaró si esos hábitos tan madrugadores son típicos de ella.

Pero ese no ha sido el único reporte sobre la "complicada" manera de trabajar de Meghan durante su boda.

En noviembre, el Daily Mail citó fuentes reales diciendo que el Palacio de Buckingham había rechazado una solicitud de Meghan para que se colocaran ambientadores en la Capilla de Saint George del Palacio de Windsor antes de su boda, esto con el fin de disfrazar el olor a humedad del edificio que data del siglo XV.

A principios de diciembre, The Sun citó a fuentes reales diciendo que la duquesa quería usar una tiara con esmeraldas en su boda, pero que la reina le negó su solicitud.

"Hubo un intercambio muy acalorado que llevó a la reina a hablar con Harry", dijo una fuente al periódico. "Ella dijo: 'Meghan no puede tener lo que quiere. Ella recibe la tiara que me dio'".

Además, un libro del reportero Robert Jobson revela que Harry le dijo al personal antes de la boda: "Lo que Meghan quiere, lo consigue", según los informes de la prensa británica.

La semana pasada, The Sun informó que Meghan y Kate Middleton tuvieron una discusión "explosiva" antes de la boda de mayo, durante la cual la duquesa de Cambridge supuestamente le dijo que era "inaceptable" que reprendiera a los miembros de su equipo. Mientras se mantiene el silencio sobre los crecientes informes de tensión entre las duquesas, un portavoz del Palacio de Kensington negó dicha información.

Más tarde se reveló que Meghan y Harry celebrarían la Navidad con Kate y el príncipe William.

"La Meghan que yo conozco siempre fue dulce, amable, generosa. Siempre fue exigente, pero nunca grosera", dijo el domingo el padre de Meghan, Thomas Markle, quien tuvo una pelea con ella y Harry antes de la boda real. "No quiero decir ni hacer nada para lastimar a mi hija, pero me preocupa que se vaya a lastimar a sí misma".

Según se informa, en medio de la partida de Samantha Cohen, Harry y Meghan aún conservan a otro empleado clave, Amy Pickerill, quien a principios de este año tomó el trabajo como asistente de la secretaria privada en la oficina del duque de Sussex, trabajando en el diario oficial de la duquesa y manejando la correspondencia que recibe. 

  • Share
  • Tweet

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.