Prince Harry, Meghan Markle, New Zealand

Pool/Samir Hussein/WireImage

El primer hijo de Meghan Markle y el príncipe Harry no ha llegado todavía, pero el duque de Sussex ya tiene un lindo nombre para su pequeño.

Para su segundo y último día en Wellington, Nueva Zelanda, la pareja real visitó el Parque Nacional Abel Tasman. Allí, en medio de la lluvia, el príncipe Harry se dirigió a un grupo con una dulce revelación.

"Desde mi persona y mi esposa y nuestro pequeño bulto, estamos muy agradecidos de estar aquí", dijo el futuro papá. "Traemos bendiciones de mi abuela, la reina y nuestra familia. Estamos muy agradecidos por su hospitalidad y el trabajo para cuidar este hermoso lugar".

Durante otro día lleno de compromisos públicos, los futuros padres demostraron que encajarán perfectamente en su próximo papel, especialmente cuando se trata de un niño pequeño.

Después de sentarse con los trabajadores de salud mental en Maranui Cafe, la pareja conoció a jóvenes estudiantes de una escuela cercana, entre ellos Joe Young, de 5 años. El joven se frotó los ojos cuando la pareja se acercó y la duquesa se arrodilló dulcemente y le tocó la mano para consolarlo. El príncipe Harry le hizo cosquillas en el estómago al tímido joven.

"Joe estaba muy nervioso y Harry fue muy amable con él", dijo la subdirectora Monica Mercury a los periodistas.

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.