Gloria Trevi, 2018 Latin American Music Awards

Jesse Grant/Telemundo

La más reciente gala de los Latin American Music Awards se enfocó en mujeres del entretenimiento dispuestas a enviar mensajes de empoderamiento femenino.

Cuando fue el turno de Gloria Trevi de estar sobre el escenario, la estrella mexicana estremeció a todos con un poderoso discurso que, basada en su dura experiencia de vida, llenó de valor a aquellas que pasan por situaciones similares.

"Quizá los que me ven y no me conocen escucharon miles de historias sobre mí. Entre ellas que estuve en la cárcel. Cuatro años, 8 meses y 8 días le costó a la justicia mexicana reconocer mi inocencia", comenzó diciendo la cantante de Todos Me Miran. "Yo fui una cortina de humo para las mujeres de Juárez, así es cómo se ocultan los crímenes. Dedicaron miles de horas de programas de televisión a decir que yo tenía un clan de corrupción de menores".

Seguidamente, Gloria habló de Sergio Andrade: "Y como esas personas sabían de marketing, pusieron el Trevi por delante de 'X'. Y dije 'X' porque eso fue en mi vida. Él no fue mi creador ni mi descubridor, porque con él o sin él he demostrado que soy Gloria Trevi".

La Trevi denunció que en muchas veces las mujeres que se atreven a alzar su voz en los casos de abuso pasan a ser de víctimas a victimarias ante la opinión pública.

"Mi abusador hoy por hoy está libre y no solo me hizo daño a mí sino a muchas otras jóvenes, y muy probablemente lo sigue haciendo y me conmuevo porque sé que algunas me están viendo y y les dedico este momento también. Y dicen que una mentira de tanto repetirla se vuelve verdad, pero no yo no fui su cómplice!".

Con el público de pie y sumamente conmivido, la mexicana dio detalles de su doloroso pasado...

"Yo tenía 15 años con una mentalidad de 12 cuando conocí al gran productor que inmediatamente buscó convertirse en un espejismo del amor y se hizo pasar por mi única oportunidad de alcanzar mis sueños para poco a poco empezar a aislarme. Tenía 15 años cuando empecé a vivir con manipulaciones, golpes, gritos, abusos, castigos... y fueron 17 años de humillaciones y no se equivoquen porque los años en esos casos no corren a favor haciéndonos madurar, corren en contra quebrantándonos cada día".

Continuó: "Sin embargo, durante esos años, yo creía que estaba siendo fuerte y escondía mi realidad hasta de mis padres. Tenía más compasión del tipo (Sergio Andrade) que de mí. En ese entonce me ponía mis zapatos viejos, mis medias menos rotas que mi alma y con mi pelo suelto y con la frente en alto me iba a trabajar, como tantas mujeres lo hacemos".

"Y escribía en mis canciones el mundo que quería para nosotros, pero también les cantaba lo que yo estaba sufriendo y viviendo, pero este es un momento histórico para las mujeres en el mundo y la mejor manera en la que puedo agradecerle al mundo, a mi hija, a mi familia a mis amigos y amis fans es contando mi historia. Hasta el día de hoy hay algunos que todavía me señalan y me discriminan con esa seguridad que les da la ignorancia, pero esto tiene que terminar y no lo digo por mí. Porque yo estoy bien, yo estoy aquí, de pie".

Seguidamente y con lágrimas en los ojos, dio una sentida presentación en el piano del tema Y todas son ellas y ella soy yo.

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.