Este es el lado oscuro de la presidenta de Croacia que no te caerá nada bien

Kolinda Grabar-Kitarovic fue una de las figuras de Rusia 2018
por Marco Salazar 18 jul, 2018 6:47 PMTags
Kolinda Grabar Kitarovicfacebook.com/KolindaGrabarKitarovic/

Kolinda Grabar-Kitarovic, quien fuera electa en 2015 como presidenta de Croacia, se ganó el agrado de todo el mundo en el pasado Mundial de Fútbol cuando asistió a varios partidos de la selección de su país, incluso la final contra Francia apoyando como una hincha más.

Humildad, simpatía y sencillez hicieron que Kolinda se ganara muchísimos seguidores, hasta fuera de su país
 
No obstante, la mandataria tiene un lado oscuro que sus adversarios están deseosos de que todos conozcan en este momento.
también lee
¡Decretamos que estos son los 12 políticos más hot del mundo! (+ Fotos)
Clasos

Informes publicados en diarios como el ABC, señalan algunas acciones antipáticas e incluso repudiables que ha tomado Kolinda...

Su política anti-inmigratoria ha incluido promesas de levantar muros en las fronteras de Croacia. También, mostró oposición a la asignación de refugiados que determinó la Unión Europea en el año 2015, logrando que de las 160 mil personas que iban hacia el país, aceptara únicamente a 100.

Amnistía Internacional publicó una severa crítica en la que indicaban: "Las personas refugiadas y migrantes que entraron en el país de forma irregular fueron devueltas sin que tuvieran acceso a un proceso de solicitud de asilo efectivo"

El Gobierno de Grabar-Kitarovic presentó un proyecto para penar con prisión a todos aquellos croatas que ayudaran a inmigrantes ilegales, no recibió el apoyo del Congreso. Finalmente, el castigo se fijo en 3000 euros de multa.

también lee
¿Joseph Gordon Levitt es el entrenador de la selección de Croacia?

Por otra parte, en 2016 la política estuvo envuelta en una polémica tras publicación de unas fotografías en las que se le ve junto a un grupo que portaba la bandera de los ustachas, los ultraderechistas croatas que colaboraron con el nazismo.

Kolinda, de 50 años, realizó su último viaje a Rusia con sus gastos personales, pero para muchos esto toda su participación es una estrategia política ya que no va muy bien en las encuestas de su país de cara a las próximas elecciones. Además, su esposo fue señalado en algún momento por hacer uso de bienes oficiales para beneficio personal.