Meghan Markle, Duchess of Sussex

Tim Rooke/REX/Shutterstock

Se terminó la vida como la conocía.

El sábado, Meghan Markle se casó con el príncipe Harry y se convirtió en la Duquesa de Sussex. No hace falta decir que la vida como la conocía dejó de existir. Ahora Meghan vivirá una vida llena de compromisos reales como galas, encuentros públicos, citas para el té y reuniones con la reina Isabel II.

Al ver a Meghan muchos pensarán en tiaras, vestidos y castillos, pero la realidad de vivir como alguien de la realeza y, esencialmente, al servicio de la monarquía británica, involucra una existencia ordenada y sometida al más riguroso escrutinio, lleno de un sin fin de reglas de etiqueta que no se deben fallar.

Desde entrar a un cuarto en un orden específico, hasta asegurarse de no cruzar las piernas o que su falda tenga cierto largo, Meghan deberá aceptar una serie de reglas reales para evitar equivocarse y mantenerse bajo la etiqueta de la sociedad y de la aprobación de la reina.

Prince Harry, Duke of Sussex, Meghan Markle, Duchess of Sussex

Dominic Lipinski/PA Wire

1. No más selfies: Durante su primer evento oficial con el príncipe Harry, Meghan reveló que ya no podía tomarse selfies con sus fanáticos. Ante varias peticiones, respondió, "No nos permiten tomarnos selfies", le dijo a una pareja, según el Daily Mirror. La regla se creó para animar a la gente a hacer contacto visual y conversar con la realeza, en vez de darles la espalda (¡prohibido!) para tomarse un selfie.

Jennifer Gehmair, experta en etiqueta de la familia real, le contó a Smooth Radio, "Darle la espalda al Duque y a la Duquesa y tomarse un selfie se desaconseja en lo posible. Sé que es divertido hacerlo, pero ellos preferirían ver tu cara".

2. No más autógrafos: Meghan tiene muchos fans de su época de Suits, pero estos días la nueva miembro de la realeza tiene prohibido firmar autógrafos bajo cualquier circunstancia. De ahora en adelante solo podrá firmar documentos reales, y -en pocos casos- libros de visita, de acuerdo con RoyalUK.com

3. No más redes sociales: A Meghan no le permiten tener sus propias redes sociales, por eso su blog de estilo de vida e Instagram, The Tig, se cerró el año pasado.

4. No más uñas oscuras: De acuerdo con fuentes de OK! Magazine, los miembros de la familia real no pueden usar brillo de uñas oscuro ni de colores. Meghan usó el color favorito de la reina, Ballet Slippers de Essie, para la boda real. Creemos que ese color llegó para quedarse.

5. Prohibido viajar sin ropa de luto: Desde que el rey Jorge muriera cuando la (en ese entonces) princesa Isabel y el príncipe Felipe estaban en África y tuvieron que regresar a Inglaterra en ropa normal, es imperativo que todos los miembros de la realeza viajen con un cambio de ropa de luto para poder ser respetuosos.

6. Hacer la reverencia: La reina aspira a que todas las mujeres de la familia, incluidas Kate Middleton y Camilla Parker Bowles, hagan una reverencia cuando entran a una habitación en su presencia, inclusive en una ocasión informal. Esto significa que Meghan debe acostumbrarse a las reverencias. Si está en un evento oficial, Meghan también debe hacerle una reverencia a quien tenga un título de mayor rango.

7. No más minifaldas: La reina desaprueba faldas de más de 5 cm. por encima de la rodilla. Las mujeres que la visitan con frecuencia como Kate, Camilla, la princesa Beatrice y la princesa Eugenie, siempre están conscientes de esta regla. Si Meghan no se deshizo ya de su pequeño vestido negro o de sus minifaldas, ¡es hora de hacerlo!

8. Nada de cruzar la pierna: Según un experto de Hello! se les desaconseja a los miembros de la familia real que crucen las piernas. Nunca verás a Kate Midleton cruzando las piernas. Kate a veces hace un movimiento de lado conocido como la "inclinación" de la duquesa, que también usaba la princesa Diana. Meghan debe trabajar en cómo ladear las piernas al estilo de la Duquesa de Sussex.

9. Prohibidas las plataformas: Aparentemente la reina DESPRECIA las plataformas, según Vanity Fair. ¡A la basura con ellas!

10. La cena es las 8:30: Si toca cena con la reina, Meghan se debe preparar para comer a las 8:30 y la cena terminará a las 10. La reina es reconocida por ajustarse estrictamente al horario real.

11. No podrá elegir dónde sentarse: En una reunión de la familia real, Meghan siempre deberá sentarse junto al príncipe Harry.

12. Un orden para entrar: Hay un estricto código de conducta cuando se trata de entrar a un lugar junto a la realeza. Así es el orden: la reina Isabel, el príncipe Felipe, el príncipe Carlos, Camila, el príncipe William, Kate Midlleton y luego el príncipe Harry y Markle, de acuerdo con Reader's Digest.

Prince Harry, Duke of Sussex, Meghan Markle, Duchess of Sussex

Dominic Lipinski/PA Wire

13. No puedes comer antes ni después de la reina: Markle no debe comenzar a comer hasta que la reina lo haya hecho, según StyleCaster. La ex estrella de Suits también necesita estar atenta a cuando la reina deje de comer, pues todos deberán seguirla, así todavía les quede comida.

Diane Gottsman, quien escribió Modern Etiquette for a Better Life, le contó a Bravo que hay reglas estrictas para comer con la reina de Inglaterra.

"Nadie debe comenzar a comer antes de la monarca ni nadie debe seguir comiendo después de que la monarca haya terminado", dijo Gottsman.

14. No se puede dormir hasta que la reina duerma: Si Markle se queda en la casa de la reina, debe quedarse despierta hasta que la monarca se duerma, según Daily Beast. Aparentemente se considera de mala educación retirarse a dormir antes que la reina, pero afortunadamente no se le conoce por hacer fiestas hasta la madrugada, así que seguramente Markle podrá dormir antes de la media noche si así lo desea.

Meghan Markle, Duchess of Sussex

Tim Rooke/REX/Shutterstock

15. Juego prohibido: El Monopolio no se permite. De acuerdo con Reader's Digest, en 2008 la Sociedad de Construcción de Leeds le regaló al Duque de York, el príncipe Andrew, un juego de Monopolio, a lo que él respondió, "No se nos permite jugar Monopolio en casa. Es muy vicioso". Parece que Meghan no podrá jugar a comprar propiedades.

16. Esconde el meñique: La hora del té es importante para la realeza. La experta en etiqueta, Myka Meier, le contó a People que la forma correcta de tomar té es usar tu pulgar y dedo índice para sostener la parte de arriba del asa, mientras el dedo del medio hace de soporte. También deberías tomar siempre del mismo lugar todo el tiempo, para que el borde no se ensucie con labial. Si eres tomador de café, debes pasar el dedo índice por el asa. Atención: sin sacar el meñique. Hasta la realeza debe tener límites.

Royal Wedding, Official Photos, Prince Harry, Meghan Markle

Alexi Lubomirski

17. Nada de mariscos: Es una vieja tradición real decirle que no a los mariscos para evitar intoxicaciones. A pesar de que la familia real no siempre sigue la regla, la reina Isabel II sí lo hace. Seamos honestos, la monarca de 92 años ama las tradiciones. Como Meghan solo tiene unos días desde que dejó de ser mortal y se unió a la realeza, no se sabe si la dejarán comer un festín de mariscos. Aunque quizás ya dejó a un lado su hambre de moluscos y crustáceos, junto con esas horribles plataformas.

¡Por supuesto hay muuuchas reglas más!

¡Buenas suerte, Meghan! ¡Sabemos que estarás a la altura!

  • Share
  • Tweet
  • Share

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.