Colin Farrell, The Ellen DeGeneres Show

Michael Rozman/Warner Bros.

Su velluda anatomía lo hizo vivir momentos muy extraños.

Hollywood es un lugar súper interesante y glamoroso, pero en muchas ocasiones también puede ser muy, muy incómodo, y Colin Farrell lo sabe.

Cuando te desempeñas como actor de gran clase debes estar dispuesto a todo: llorar, gritar, engordar, adelgazar e incluso deshacerte de algunos pelos de más. Esto último fue lo que experimentó Farrell en el año 2000, justo cual filmaba Tigerland, película que traería consigo su primera escena sexual hollywoodense.

Una vez controlados los nervios, o mejor dicho, disimulados, Farrell apareció en el set en bata de baño y nada más debajo. Cuando ya estaba casi listo le mostró su zona privada al director Joel Schumacher, quien quedó un poco desconcertado con su estilismo genital. El actor debió remediar este asunto de inmediato y escuchar su relato es simplemente hilarante:

AMAMOS LAS PELIS > OMG! Él será el villano de la versión live-action de Dumbo.

"Estaba filmando mi primera película estadounidense creo que en el año 2000", contó el irlandés en el show de Ellen DeGeneres. "Había una escena sexual en ella y estaba muy nervioso porque era la primera vez que hacía una escena de sexo. Ahora son como un paseo —no realmente. Siempre son incómodas. Así que nada, fui con el director, Joel Schumacher, y yo llevaba una bata y nada debajo. Estaba obviamente tan nervioso que perdí la cabeza durante un segundo, porque me abrí la bata y dije: '¿Es un poco...?' Porque, como la mayoría de los hombres, tenía lo que puedes llamar un 'arbusto retro' — y Joel, el director, dijo: 'Oh'".

Colin luego corrió con el equipo de estilistas y maquilladores y logró conseguir una afeitadora eléctrica que lo sacaría de apuros.

AMAMOS LAS PELIS > J.K. Rowling busca un Dumbledore para la secuela de Fantastic Beasts And Where To Find Them (Fotos + Video)

"Me fui a mi tráiler, tomé una papelera y me la puse debajo de... Estaba nervioso y me depilé el lado derecho un poco y, obviamente, tenía que igualarlo, así que me depilé el lado izquierdo. Pero me pasé un poco la marca, así que tuve que volver y depilar el lado derecho de nuevo. Me pasé otra vez y, a esas alturas, estaba sudando. Volví y retomé el trabajo por la izquierda. Después miré abajo y tenía una pequeña pista de aterrizaje — una preciosa, preciosa y pequeña pista de aterrizaje".

Ante la historia de Farrell, ni DeGeneres ni el público lograron contener las lágrimas debido a tanta risa.

Muchos pensarían que Colin fue muy osado al contar esta bochornosa anécdota, pero lo cierto es que lo hizo por una muy buena causa: donar unos 10.000 dólares, con ayuda de Ellen, a una institución escolar "genial, totalmente inclusiva".

E! NEWS > Los famosos volvieron a leer nuevos tuits malvados (+ Video)

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.