casa

courtesy by cuckoo 4 design

Al decorar, nadie tiene la última palabra sobre buen gusto.

Pero definitivamente, sí existen aciertos y desaciertos que puedes saber antes de comenzar a decorar tu casa. He aquí algunas lecciones de diseño de interiores que te evitarán arrepentirte en el futuro:

Pintar sin probar primero el color:

Ves un color que te gusta y no lo dudas y comienzas a pintar tus paredes y listo... ¡Error! Las tonalidades de la pintura en el muestrario puede lucir completamente diferente cuando la aplicas en tu pared.  Prueba primero el papel sobre tu pared y revisa como se ve en distintas luces, que a lo mejor retrasará el trabajo, pero te ahorrarás la frustración en el camino.

Comprar una alfombra peluda: 

Con su pila de felpa y su look acogedor y chic, puede engañar a cualquiera.  El problema es que esta alfombra pierde el hilado tanto como un labrador. Algunos propietarios se acostumbran a vivir con la lana perdida que ninguna aspiradora puede eliminar por completo, pero muchos confiesan que no vale la pena y al final prefieren deshacerse de este tapete.

THE TREND > Calma a un bebé llorando con este sencillo truco… ¡En cuestión de segundos!

casa

courtesy by marcusdesigninc.com

Instalar un mostrador de marmol:

Así como esos zapatos que no te resististe a comprar, pasa con un mostrador de marmol.  La belleza del material te ciega, al punto de que piensas que su elegancia compensará su alto mantenimiento; sin embargo, inevitablemente se arrepienten de su decisión tan pronto aparecen los primeros arañazos y manchas que con el marmol, es casi inmediatamente. Es preferible que vayas con una alternativa más duradera, como las encimeras de cuarzo.

Decorar con un sofá en un color muy agresivo: 

Siempre puedes renovar tu casa y darle ese factor "wow" de tus muebles con solo cambiarles las fundas y los almohadones, pero si comprar el sofá en un color muy fuerte, no tendrás más opción.  Al principio te parecerá moderno y divertido, pero en un par de años cuando quieras darle una nueva imagen a tu sala y tengas ese mueble que predominará por ser tan llamativo, soñarás con un sofá neutro.

Apresurarte a decorar:

Tratar de completar toda tu decoración a la vez es un gran error.  Sí, tener todos los muebles al mudarte se siente bien, pero con los días notarás como esa cortina no bloquea suficientemente la luz que entra en el cuarto, o encuentras por internet una mesita antigua en oferta que iría perfecto con tu decoración, pero ya gastaste en una sola visita a la casa de muebles todo tu presupuesto y no te queda otra opción que quedarte con lo que compraste por andar apresurada.  Una casa bien decorada requiere tiempo.

Posponer renovaciones básicas para después de mudarte:

Los pisos están desgastados, y no estás segura si posponer la fecha de tu mudanza para revestirlos...la respuesta es un rotundo ¡sí!. Es mejor esperar a que se hagan los arreglos necesarios antes de decorar tu hogar que convivir con la construcción, o peor aún, no poder arreglarlos del todo porque ya vives en esa casa.

Cubres los pisos con alfombra blanca: 

Un piso blanco parece un toque glamuroso a primera vista, y si eres una persona limpia que no tiene animales o niños, es más factible que puedas mantener el alfombrado en perfecto estado.  Pero déjanos quitarte esta idea de la casa ya mismo.   ¡Es una tarea imposible! Incluso si en tu casa tienes prohibido usar zapatos y aspiras todos los días, será inevitable una decoloración por el sucio.

  • Share
  • Tweet

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.