Con Toy Story 3, los fans de Woody y compañía creyeron que no habría manera de que Disney y Pixar pudieran conmoverlos de nuevo. Sin embargo, el estreno de la cuarta y última entrega demostró por qué son unos genios.

La historia dio un giro inesperado: Los juguetes son libres para hacer feliz a cualquier niño. Y esto lo aprendimos gracias a Bo, el eterno crush de Woody. En teoría, esto fue el mejor final que la saga pudo tener pero los creadores tenían en mente otra cosa.

Ciertamente, de haberse aprobado, Woody no habría terminado como el héroe de Toy Story 4.

Los detalles, en el video de arriba. 

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.