La actriz se enfrentó a momentos muy duros mientras le daba vida a Sansa Stark.

Sophie Turner inició su viaje por Game of Thrones cuando apenas era una niña, así que el mundo entero la vio crecer y vivir cambios muy incómodos frente a las cámaras.

Las críticas y los comentarios de todos sobre su cuerpo, hicieron que la estrella británica se enfrentara a dolorosos cuadros depresivos, pero afortunadamente encontró la manera perfecta de luchar contra sus demonios.

Mira el video y conoce todos los detalles.

Para saber más sobre Sophie Turner, haz clic aquí.

  • Share
  • Tweet

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.