Emilia Clarke dejó sin palabras a todos los fans de Game Of Thrones cuando a través de un ensayo publicado en The New Yorker reveló los motivos que pusieron su vida en peligro, al inicio de su participación de la exitosa serie.

Bajo el título "Una batalla por mi vida", la actriz revela que casi muere. Todo comenzó en 2011, cuando en su afán por aligerar el estrés generado por las grabaciones, trabajaba con un entrenador personal.

"En la mañana del 11 de febrero de 2011, me alistaba en los vestidores de un gimnasio en Crouch End, al norte de Londres. De repente comencé a sentir un fuerte dolor de cabeza", relata. "Estaba tan fatigada que apenas podía ponerme las zapatillas. Cuando comencé a hacer ejercicio, tuve que esforzarme en los primeros ejercicios".

Lo siguiente que recuerda es su llegada al hospital. 

"Entonces mi entrenador me hizo una plancha, inmediatamente sentí como si una banda elástica me apretara el cerebro. Intenté ignorar el dolor y empujarlo, pero no pude. Le dije a mi entrenador que debía tomarme un descanso. De alguna manera, casi arrastrándome, llegué a los vestidores. Fui al baño, me arrodillé y todo se puso muy violento. El dolor empeoró. En algún nivel, sabía lo que estaba pasando: mi cerebro estaba dañado".

En su deseo de mantener viva su memoria, trató de "eliminar el dolor y las náuseas" recitando algunas líneas de su personaje. 

"El diagnóstico fue rápido y siniestro: una hemorragia subaracnoidea (SAH, por sus siglas en inglés), un tipo de ataque cerebral potencialmente mortal, causado por una hemorragia en el espacio que rodea el cerebro. Tuve un aneurisma, una rotura arterial", escribió. "Como supe más tarde, aproximadamente un tercio de los pacientes con SAH mueren inmediatamente o poco después. Para los pacientes que sobreviven, se requiere tratamiento urgente para sellar el aneurisma, ya que existe un riesgo muy alto de una segunda hemorragia, a menudo mortal. Si tuviera que vivir y evitar déficits terribles, tenía que someterme a una cirugía urgente. Y, incluso entonces, no había garantías ".

Con apenas 24 años, Emilia fue trasladada al Hospital Nacional de Neurología y Neurocirugía en Londres, donde fue operada de emergencia.

"Estaba sufriendo una afección llamada afasia, una consecuencia del trauma que había sufrido mi cerebro", explica Clarke. "Incluso cuando estaba murmurando tonterías, mi madre trató de convencerme de que estaba perfectamente lúcida. Pero sabía que estaba delirando. En mis peores momentos, me quise desconectar... Mi trabajo, todo mi sueño de lo que sería mi vida, centrado en el lenguaje, en la comunicación. Sin eso, estaba perdida".

Emilia Clarke, Game of Thrones

Macall B.Polay/HBO

Tras una larga recuperación, la actriz habló con los productores de la serie y decidió seguir adelante. 

"Le dije a mis jefes sobre mi condición, pero no quería que fuera un tema de discusión y disección pública. ¡El show debe continuar!... Incluso antes de comenzar a filmar la segunda temporada, estaba profundamente insegura de mí misma. A menudo estaba tan mareada, tan débil, que pensé que iba a morir".

Y agregó: "Siendo realmente honesta, cada minuto de cada día pensé que iba a morir".

Sin embargo, un segundo aneurisma que al principio le habían indicado que era pequeño había crecido. 

Después de terminar la temporada tres de la serie, Clarke apareció como Holly Golightly en Broadway. Mientras estaba en Nueva York, se sometió a una exploración del cerebro que mostraba que "el crecimiento en el otro lado de mi cerebro se había duplicado en tamaño" y necesitaba realizarse una cirugía.

Sin embargo, cuando se despertó de la cirugía estaba "gritando de dolor". La recuperación fue "aún más dolorosa" que después de su primera cirugía, y pasó otro mes en el hospital. Emilia señaló que anteriormente había negado sus cirugías, pero ahora quiere decir la verdad.

Todos los detalles, en el video de arriba. 

Para más noticias sobre Emilia Clarke, da click AQUÍ

  • Share
  • Tweet

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.