Cuando el príncipe Harry bromeó en su primer foro de la Royal Foundation, en febrero, sobre que él y su hermano el príncipe William (y, por asociación, sus esposas, Meghan Markle y Kate Middleton) estaban "destinados a estar juntos" por el resto de sus vidas, se refería a ser socios en la organización que fundaron en 2009 para apoyar causas que los apasionan a los dos. Esto lo hacen como miembros de The Firm, dedicada a representar a su querida abuela la reina Isabel II en todos los aspectos de su vida pública. Pero no se refería, seguramente, a que estarían para siempre juntos como vecinos del Palacio de Kensington.

El sábado se anunció la esperada nueva residencia de Harry y Meghan. Para sorpresa de muchos, no será en el Apartamento 1 de 21 habitaciones, apenas a unos pasos de la propiedad que William y Kate comparten con el príncipe George, de 5, la princesa Charlotte, de 3, y el príncipe Louis de 8 meses. Se mudarán, en realidad, a unos 40 kilómetros, al Windsor Estate de la reina.

Sería fácil seguir la narrativa que comenzó cuando se reveló que los dos hermanos tenían intensiones de dividir las dos cortes en la Casa de Cambridge y la Casa de Sussex, pero la idea de que Harry está en guerra con su hermano simplemente no es cierta. Tampoco que Meghan le esté rogando a su esposo poner algo de distancia física entre ella y Kate. Las dos duquesas son bastante diferentes y quizás no se hagan mejores amigas, pero llevarse bien nunca ha sido un problema sin importan cuántas historias se escriben sobre su supuesta batalla por la atención pública.

En realidad, el problema es con Londres, específicamente, con lo que una vida en medio del ojo público significaría para el heredero de Harry y Meghan, cuando nazca la próxima primavera. A pesar de que las fotos de la infancia de Harry con su hermano mayor sugerirían que esa época en el Palacio de Kensington fue idílica, el problema está en el hecho de que hay evidencia fotográfica de eso.

Sencillamente, como le dijo una fuente a The Daily Mail, Harry quiere "escapar del la pecera de la vida real".

Prince William, Prince Harry, Childhood Photo

Kensington Palace/Twitter

Recientemente este otoño, Harry parecía estar de acuerdo con querer más. Una fuente le dijo a The Daily Mail que había "múltiples" opciones de casa para la pareja que buscaba mejorar su pintoresca pero pequeña propiedad de dos recámaras en Nottingham Cottage. La lista incluía al supuesto Apartamento 1, después de que el duque y la duquesa de Gloucester felizmente aceptaran una propiedad más pequeña de Kensington.

Pero después de que él y Meghan regresaran de su primera gira real (16 días seguidos posando para las cámaras, respondiendo a preguntas intrusivas y dando incontables manos en sus caminatas pre-evento) revelaron que habían tomado una decisión y le informaron a su equipo que comenzara las renovaciones de la Casa Frogmore de Windsor, propiedad de 20 recámaras.

Lugar de la recepción de su boda en mayo, no hay duda de que el lugar campestre es "un sitio muy especial para sus altezas reales", como dijo el palacio en un comunicado. Pero esa es solo una razón por las que les llamó la atención la propiedad. Hubo varias consideraciones, por ejemplo, el diario británico señaló que renovar el histórico Apartamento 1 podría costar unos 5 millones de dólares; pero el factor principal fue el bienestar de su futuro Lord o Lady.

Prince William, Prince George, Princess Charlotte, Kate Middleton, Canada

Pool/Sam Hussein/WireImage

Después de todo, George y Charlotte pasaron sus primeros años en el Anmer Hall, en la villa mucho más remota de Norfolk, una decisión que William pudo tomar por su familia, debido a la cercanía de la propiedad de 10 habitaciones de su trabajo como piloto de aeroambulancia, todo con la bendición de su abuela. "William está muy agradecido", le dijo un amigo a Vanity Fair en 2016. "Eso le permitirá a él y a Kate criar a su familia de forma tan normal como sea posible para ellos".

Pero comprometerse por completo a la vida real el otoño pasado significó ceder algo de ese pacífico anonimato.

El papel de William como futuro rey significó que fuera más importante para él residir en Londres. Ahora con sus compromisos más públicos, William y Kate están decididos a darle a sus hijos la infancia más normal que puedan dados sus títulos nobiliarios. Un espacio verde adyacente a su casa en el palacio les da un lugar para correr. Pero si quisieran tener un poco más de espacio en los Jardines de Kensington, tendrían que exponerse a la miradas de fanáticos, curiosos y fotógrafos.

Prince Harry Meghan Markle, Duchess of Sussex

John Stillwell/PA Wire

"Los duques de Cambridge tienen un jardín en la parte trasera, lo que está lindo", le dijo una fuente a The Daily Mail, "pero no hay otro espacio para que los niños jueguen". En contraste, la Casa Frogmore de Windsor está "recluida, es pacífica, tranquila y, más de manera más importante, privada", dijo la fuente. "Nadie los verá ir o venir".

Además tiene una reseña bastante entusiasta. La princesa Eugenie (quien creció en Windsor junto con su hermana mayor la princesa Beatrice y ahora comparte casa en Kensington con su nuevo esposo Jack Brooksbank) le regaló a Harry y Meghan conmovedores historias de sus recuerdos felices.

"Fue la princesa Eugenie quien los convenció de tomar la decisión", le reveló una fuente a Us Weekly, "[les dijo que tuvo] una infancia maravillosa y pacífica en los terrenos de Windsor".

Eso es precisamente lo que Harry y Meghan esperan para sus futuros hijos. En entrevista con Elle, en 2015, Meghan presumió de haber sido criada en un área pintoresca de Los Ángeles y describió su vecindario como "frondoso y asequible". A pesar de que criará a su hijo con un océano de distancia, todavía espera replicar la tranquilidad de los suburbios. "Quieren que sus hijos crezcan en un ambiente lo más normal posible", compartió la fuente.

El príncipe Harry y Meghan Markle no ven que eso ocurra en la ciudad. Desde su matrimonio en la primavera, los recién casados se han tomado casi todos los fines de semana posibles para irse a una propiedad rentada en Cotswold, en una bucólica área de 4000 acres de nombre Great Tew Estate. "Han pasado mucho tiempo en Cotswolds, más de lo que la gente se da cuenta", le dijo un amigo a Vanity Fair. "Están en el campo más de lo que están en Londres y disfrutan de un comienzo muy doméstico y discreto de la vida de casados".

Ahora esperan el mismo comienzo para su vida como padres. "Esto comprueba que Harry y Meghan de verdad desean criar a sus hijos fuera del ojo público", le dijo una fuente a Us Weekly. "Nunca les encantó vivir en Londres".

Parte de eso tiene que ver con la un poco difícil transición de Meghan a la vida como miembro de la realeza. Habiendo pasado sus primeras tres décadas viviendo la vida a su gusto, haciendo su carrera como actriz y filántropa, entrar en un mundo donde las causas que quiera apoyar requieren aprobación previa y donde tiene que guardar las formas de su actuación pública, ha sido todo un aprendizaje.

ESC: Meghan Markle, Prince Harry, Statement Red

Pool/Samir Hussein/WireImage

"Ella es una mujer que ha vivido la vida a su manera hasta sus 30 años. Ha sido una actriz relativamente exitosa, tiene sus propios intereses humanitarios y su propio círculo de amigos", le dijo una fuente a The Daily Mail. "Meghan es muy autosuficiente. Entender las maneras del Palacio, la política y el hecho de que hay un orden jerárquico le ha tomado".

Sus puntos de vista, unido al hecho del deseo constante que Harry siente por complacer a su nueva esposa, han causado algunos momentos difíciles. Así lo explicó la fuente: "Ella tiene opiniones fuertes y últimamente Harry ha estado bastante dictatorial, eso a veces no ha hecho que las cosas sean tan fáciles".

Sin embargo, la idea de que ella creó un gran enfrentamiento entre los hermanos o de que tiene una disputa con Kate, quien será la futura reina consorte, simplemente no es el caso. "A pesar de que hay algunas tensiones detrás de cámaras", dijo la fuente, "Kate es bastante imperturbable, nada ha sido lo suficientemente malo como para hacer que Harry y Meghan se quieran mudar. La gente está genuinamente complacida de verlos tan felices. La verdad es que simplemente no hay suficiente espacio en el Palacio de Kensington para ellos".

Prince Harry, Meghan Markle, Kate Middleton, Prince William, Princes Eugenie Royal Wedding

Owen Humphreys/PA Wire

Y no es que eliminarán a William y Kate de sus vidas. El hecho de que mantendrán sus oficinas en Kensington significa que harán el viaje de 40 kilómetros con bastante frecuencia, lo suficiente para que su pequeño o pequeña pase mucho tiempo con sus primos y puedan participar juntos en eventos especiales.

Simplemente no compartirán todas las cenas ni tomarán el té regularmente, a pesar de que un amigo le sostuvo a The Daily Mail que ese nunca fue el caso. "La idea de que los dos son ‘los chicos', hermanos que hacen todo juntos y son inseparables, se ha difundido con buenas intenciones, pero desde hace un tiempo no existe", confesó. "La verdad es que los dos crecieron. Sí viven juntos y trabajan juntos, pero ha habido un distanciamiento".

Solo durante este último año es que comparten jardín, la primera vez que viven a corta distancia desde sus días como estudiantes para piloto de helicóptero en la Royal Air Force en 2009. "Todavía son increíblemente cercanos, más cercanos que la mayoría de los hermanos", dijo el amigo. "Pero ahora Harry se casó y está por convertirse en papá, así que es un buen momento para que planifique su propio futuro. No hay ningún resentimiento al respecto".

Kate Middleton, Prince William, Meghan Markle, Prince Harry, Christmas

KGC-22/STAR MAX/IPx 2017/AP Images

Lo que está bien, considerando que todavía faltan meses para la separación. La casa de campo de 20 habitaciones, un regalo de la reina para los recién casados, tiene cinco departamentos separados con un total de 10 cuartos, lo que significa que tendrá que ser renovado extensivamente antes de que la familia se pueda mudar. "Los tumbarán todos para que sea uno", le dijo una fuente a Us Weekly. Dejarán unos cinco o seis cuartos y un espacio para que viva una niñera a medio tiempo. (O quizás, la mamá de Meghan, Doria Ragland, actualmente residenciada en California, pues se dice que su hija trata de convencerla de mudarse a Inglaterra).

El dúo también quiere incorporar un gimnasio donde Meghan, fanática del yoga, pueda "practicar en privado", informó la fuente. Asimismo, también una habitación para su próximo hijo. Por eso, aceptaron que quizás tendrán que llevar a su nuevo bebé a Kensington durante los primeros meses. "Realmente esperan estar mudados en Frogmore a tiempo para el nacimiento, pero también son realistas", dijo la fuente. "Con el tipo de retrasos que estos proyectos enfrentan, y el tiempo limitado que tienen, están preparados mentalmente para no estar en su nueva casa sino hasta otoño de 2019".

Lo que, considerando toda la sabiduría que pueden compartir William y Kate como padres de tres, podría funcionar. Los hermanos ya han pasado por tantas cosas juntos, con los ojos del mundo sobre ellos inclusive antes de la muerte prematura de su madre, la princesa Diana, los enfrentara con la tragedia. "Perder a nuestra madre a una edad tan temprana nos ayudó a pasar ese mal trago juntos", compartió William durante una aparición en enero para un evento de la organización benéfica Campaign Against Living Miserably. "Creces con las mismas ideas. Pasas por las mismas cosas, eso es un vínculo, algo que enfrentamos juntos y nos hizo mejores personas".

Ese tipo de vínculo es difícil de deshacer solo con unos kilómetros de distancia. Como Harry dijo una vez, su hermano y él están destinados a estar juntos para siempre.

  • Share
  • Tweet

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.