Amanda Bynes, Paper

Danielle Levitt/PAPER

Amanda Bynes parece estar despejando el ambiente, y esta vez, lo está haciendo en más de 140 caracteres.

La actriz de 32 años eligió más reciente edición "Break the Internet" de PAPER para romper el silencio sobre todo los demonios que la han perseguido en los últimos años. Bynes no deja escapar ningún tema, desde su pasado con las drogas hasta otros detalles embarazosos. Ahora "casi cuatro años sobria", gracias al apoyo amoroso de sus padres, la ex actriz juvenil planea continuar su educación en el Instituto de Diseño y Comercialización de Moda de L.A.

Bynes, actriz infantil de Nickelodeon, se convirtió en una estrella cuando hizo su transición al cine, protagonizando éxitos como Big Fat Liar y What a Girl Wants. Pero fue su papel en She's the Man, en 2006, donde se convirtió en la actriz de moda y la llevó a una "experiencia interesante" después de que terminara el rodaje. "Cuando salió la película y la vi, entré en una profunda depresión durante 4-6 meses porque no me gustaba cómo me veía cuando era un niño. Nunca le dije eso a nadie", reveló. Por un momento. Bynes explica que verse a sí misma con el pelo corto y las patillas fue "una experiencia muy extraña y fuera de sí", y agregó con franqueza: "Realmente fue una bofetada".

She's the Man, Amanda Bynes

Lakeshore Entertainment

Amanda se obsesionó cada vez más con su apariencia cuando fue elegida en 2007 para actuar en Hairspray. En ese tiempo, recuerda haber leído un artículo donde se referían al Adderall como la "nueva píldora para adelgazar", ya que los posibles efectos secundarios del estimulante incluyen disminución del apetito y pérdida de peso.

"Estaban hablando de cómo las mujeres lo tomaban para mantenerse delgadas. Yo estaba como, 'Bueno, tengo que poner mis manos en eso'". Así que, contó, visitó a un psiquiatra y fingió los síntomas de ADD (Trastorno de Déficit de Atención por Hiperactividad) para obtener una prescripción. En retrospectiva, se arrepiente de haber tomado esas píldoras, especialmente teniendo en cuenta cómo comenzó a afectar su trabajo en la primavera de 2010.

"Cuando estaba haciendo Hall Pass, recuerdo que estaba en el trailer y solía masticar las tabletas de Adderall porque pensé que 'me elevaban'. Recuerdo que masticaba un montón que, literalmente, andaba despistada y no podía concentrarme en mis líneas", confesó. "O memorizarlas".

Easy A, Amanda Bynes, Emma Stone

Screen Gems

Mientras "literalmente salía disparada", Bynes se vio a sí misma en el monitor y pensó que su brazo "se veía muy gorda". Descontenta con su apariencia, se apresuró a irse del set para no volver jamás. Decidió abandonar la comedia, era una "mezcla de estar tan medicada que no podía recordar mis frases, ni gustarme mi apariencia", dijo. Pese a esto, no fue despedida. "Me fui", afirmó. "Definitivamente no era profesional de mi parte marcharme y dejarlos varados cuando habían gastado tanto dinero en un set, equipo y todo eso".

Meses después de que abandonó Hall Pass (y fue reemplazada por Alexandra Daddario), Bynes fue a una proyección de Easy A y dice que tuvo "una reacción diferente a la de todos los demás ante la película".

"Literalmente no pude soportar mi aparición en esa película y no me gustó mi actuación. Estaba absolutamente convencida de que tenía que dejar de actuar después de verla. Había fumado mucha marihuana cuando la vi, pero por alguna razón, realmente me afectó". Amanda reveló que comenzó a fumar marihuana a los 16 años.

!No sé si fue una psicosis inducida por las drogas o qué, pero afectó mi cerebro de una manera diferente a la de otras personas. Cambió mi percepción de las cosas de manera absoluta". Y así, Amanda Bynes anunció su retiro en Twitter a la edad de 24 años. "Si me iba a jubilar [de la manera correcta], debí haberlo hecho en un comunicado de prensa, pero lo hice en Twitter", dijo "¡Con clase!". Pero admitió que estaba muy pasada y cometió un error "tonto". "Yo era joven y estúpida".

Amanda, quien dice que "nunca le gustó el sabor del alcohol", finalmente comenzó a experimentar con drogas como la cocaína y el éxtasis.

"[Probé] cocaína tres veces, pero nunca me drogué. Nunca me gustó. Nunca fue mi droga preferida", reveló, sin embargo, admite abiertamente que "definitivamente abusó de Adderall".

Después de retirarse de la actuación, sintió que "no tenía ningún propósito en la vida" y se perdió en el camino. "Tenía mucho tiempo en mis manos y me 'despertaba y horneaba' y, literalmente, me la pasaba drogada todo el día". Bynes comenzó a "andar con una multitud más sórdida" y se aisló de sus seres queridos. "Me metí realmente en el uso de drogas... Se convirtió en un mundo muy oscuro y triste para mí".

Amanda Bynes, Court

Neilson Barnard/Getty Images

(En la entrevista, Bynes nunca aborda directamente sus múltiples arrestos o períodos de rehabilitación).

Por un tiempo, bajo el efecto de las drogas tuiteó cosas extravagantes, lo que, a su vez, generó cientos de titulares. "Estoy realmente avergonzada por las cosas que dije. No puedo retroceder el tiempo, pero si pudiera, lo haría. Lamento mucho a quienquiera que lastimé y a quien mentí... (Esto) me hace sentir tan horrible y enferma del estómago, triste", dice. "Todo lo que había trabajado durante toda mi vida lo arruiné todo a través de Twitter...".

Cada vez que se drogaba, describió: "Era como si un extraterrestre hubiera invadido literalmente mi cuerpo".

Amanda Bynes, Court

Steven Hirsch/ Splash News

 

Amanda Bynes confiesa que muy doloroso ver cómo los "psiquiátras públicos" observaban cómo se derrumbaba y la etiquetaban. "Definitivamente no es divertido cuando las personas te diagnostican lo que creen que eres. Eso siempre fue realmente molesto para mí", puntualizó, mientras que también reconoció que su comportamiento fue "tan extraño" que entiende por qué las personas querían darle sentido. "Si niegas algo y les dices lo que realmente es, no te creen. En verdad, para mí, [mi comportamiento] fue inducido por las drogas, y cada vez que se iba el efecto de las [drogas], siempre volvía a la normalidad".

Con sus "días de" experimentación "largos", espera que otros puedan aprender de sus errores.

"Mi consejo para cualquier persona que esté luchando contra el abuso de sustancias sería tener mucho cuidado, ya que las drogas pueden apoderarse de su vida. Todo el mundo es diferente, obviamente, pero para mí, la mezcla de marihuana y cualquier otra droga, y en ocasiones, beber, realmente arruinó mi cerebro. Realmente me convertí en una persona completamente diferente. De hecho, soy una buena persona. Nunca sentiría, diría o haría ninguna de las cosas que hice y dije a las personas que lastimé en Twitter. Afortunadamente nunca consumí heroína o metanfetamina, ni nada por el estilo, pero ciertas cosas que crees que son inofensivas, en realidad podrían afectarte de una manera más dañina", advirtió. "Ten mucho cuidado, podrías perderlo todo y arruinar toda tu vida como lo hice yo".

Para más noticias sobre Amanda Bynes, y su planeado regreso a la actuación, lee la nueva edición de PAPER

  • Share
  • Tweet

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.