Meghan Markle, Kate Middleton

CHRIS JACKSON/AFP/Getty Images

La vida de la realeza no es solo tiaras y palacios. Así que cuando el príncipe Harry se dio cuenta de que estaba enamorándose de Meghan Markle, buscó a una ayudante especial para enseñarle todas las tareas que involucraba unirse a su familia.

A principios del año pasado, el príncipe de 33 años organizó una reunión entre Meghan y su cuñada Kate Middleton en el Palacio de Kensington. El encuentro salió "muy bien", le dijo una fuente a E! News. "Kate estuvo complacida de finalmente poder conocer a la mujer que hacía sonreír tanto a Harry".

Por eso ella aceptó su petición de ser la consejera de Meghan. Después de todo, gracias a siete años de experiencia como princesa, la Duquesa de Cambridge era la fuente ideal. "Fue importante para él que Meghan y Kate se conocieran, ya que ella enfrentó muchos de los retos que ahora enfrenta Meghan", explicó una fuente sobre Harry. Kate no le ofreció tips específicos esa vez, pero "desde un principio le aseguró a Meghan que si alguna vez necesita algo, o solo quiere conversar, no dude en contactarla. Kate sabe lo difícil que es navegar ese mundo tan diferente".

Desde esos meses iniciales del romance entre Harry y Meghan, la familia real puso todo para que ella se adaptara. Una fuente del palacio describió al dúo y a Kate y William como "el futuro" de la monarquía. "Todas las apuestas están en que Meghan se acostumbre naturalmente a su papel. Es una gran prioridad para todos".

Después de ver cómo Kate dejó su estatus de persona normal para convertirse en uno de los miembros más queridos de la familia real, todos estaban seguros de que Meghan podía hacer la transición, a pesar de su crianza como chica californiana y su falta de lazos aristocráticos. "Catherine lo hizo así que saben que es posible que alguien fuera de la realeza se integre bien", dijo la fuente. "Catherine está consciente de que Meghan necesitará una amiga junto a ella mientras se acostumbra a cómo se hacen las cosas por acá".

Prince Harry, Meghan Markle, Kate Middleton, Prince William

Chris Jackson/Getty Images

Eso mientras descubre cómo manejar las cosas a su manera. Porque desde el principio estuvo claro que Meghan, de 36 años, no seguiría los pasos directos de Kate. Parte de eso lo constituye la libertad de haberse casado con un príncipe con lazos distantes al trono, en vez de ser el segundo en la línea de sucesión. Poco atada a los protocolos de la vida real, se siente libre de caminar los terrenos del Palacio de Kensington sin medias panty durante la sesión de fotos del compromiso, tomada de la mano de Harry. (En contraste, William ha provocado titulares por poner su mano en la espalda de Kate)

Pero también sus dos años en el ojo público la benefician. Claro, la atención que recibes por ser actriz de una serie de televisión ni se compara con la que obtienes por tener un romance con el príncipe más cotizado del Reino Unido, pero al menos tiene la suficiente experiencia en la alfombra roja como para saber su mejor ángulo.

Prince Harry, Prince Philip, Camila duchess of Cornwall, Meghan Markle, Duchess of Sussex

Tim Rooke/REX/Shutterstock

Hay otra cosa que considerar. Meghan es activista y filántropa desde hace tiempo, ella ha defendido causas con la igualdad de género y la lucha contra el estigma alrededor de la menstruación. Así que las obligaciones que tendrá ahora con respecto a apariciones públicas y la defensa de causas benéficas cercanas a su corazón es algo más natural para ella que para Kate, de 36 años, a quien ese proceso le "alteró los nervios".

La analista real Heather Cocks le explicó a Vanity Fair que la experiencia de Meghan en Hollywood es una de sus mayores ventajas. "Significa que está acostumbrada a estar expuesta. Está acostumbrada a hablar de manera extemporánea. Está acostumbrada a tener un lado público y privado como probablemente Kate Middleton no lo estaba".

Kate Middleton, Prince William

The Middleton Family

Cuando la estudiante de Historia del Arte —proveniente de Berkshire, un condado a 80 kilómetros al sur de Londres—, se cruzó con William por primera vez en la Universidad de St. Andrews, apenas había llegado a la edad adulta. Los dos pudieron tener una relación discreta al principio, escondidos frente a todos ya que compartían con amigos una casa fuera del campus. Pero cuando se conoció la noticia de su romance —gracias a unas fotos de ellos abrazados en una pista de esquí— instantáneamente se transformó de una chica desconocida de provincia a la más famosa novia del mund

Desde ese momento Kete se convirtió en parte de la discusión pública y se asumió que sería la futura esposa del rey de Inglaterra. Tuvo que ajustarse rápidamente a que se hablara de cada cosa con la que escogía vestirse, mientras intentaba desesperadamente jugar el papel de una princesa digna.

La privacidad era importante, así que Kate nunca dio una entrevista a profundidad. Cualquier detalle de información que compartía (que ella y William veían Game of Thrones, por ejemplo, y que comían curry) eran analizados. El resto de su personalidad lo completaban con detalles compartidos por amigos de la infancia y otros asociados.

Meghan Markle, Suits, ATX

Rick Kern/USA Network

Por contraste, Meghan creció como persona pública poco a poco, mucho antes de ser conocida como la futura esposa de Harry. Compartió su amor por la cocina ("Me enorgullezco de descubrir cómo elevar un platillo con un poquito de limón preservado", le contó a Esquire), jugar Apples to Apples y tomar whisky en varias entrevistas.

Gracias a los detalles que compartía, Meghan se sintió como una mujer auténtica desde el principio. En su primer evento con Harry, solo cuatro días después de su compromiso, aceptó flores y logró evitar de manera muy sagaz preguntas sobre su papel en Suits. En sus apariciones siguientes, saludó calurosamente a sus fans (se presentó con un simple, "Hola, soy Meghan") y repartió abrazos entre los chicos. Esto le ganó que la comparan con la princesa Diana.

Meghan Markle, Prince Harry

Max Mumby/Indigo/Getty Images

"Tiene su propia manera de hacer las cosas", le dijo a E! News Grant Harrold, ex mayordomo real de Harry y William. "Ves la energía de la princesa Diana y era alguien que abrazaba a las personas. Fue famosa por eso".

El estilo de Meghan es mucho más personal que el del resto de la familia. Tanto, que ha roto el protocolo y ha dado autógrafos. Eso no ha hecho sino conquistar a sus fans, quienes se reúnen en masa a conocer a la nueva duquesa. "Después de verla en acción en varios compromisos a lo largo del Reino Unido, está haciendo un buen trabajo", le dijo Emily Nash de Hello Londres a Vanity Fair. "Es articulada, inteligente, elegante y cálida; ya es enormemente popular aquí".

Prince Harry, Meghan Markle, CHOGM 2018

Associated Press

Kate igualmente provoca admiración universal, gracias a que colecciona flores y buenos deseos por donde va. Pero le ha costado sentirse a gusto en el ojo público. "No conozco las exigencias", admitió en su entrevista de compromiso en 2010. "William obviamente está acostumbrado, pero estoy dispuesta a aprender rápidamente y trabajar duro".

Recordó cómo se sintió a prueba en el especial de ITV durante 2016, llamado The Queen at 90, ahí describió su primera aparición oficial junto a la reina Isabel II. "Fui sin William, así que estaba dudosa", recordó. "Las caminatas son un arte. En la familia todo el mundo se burla de mí porque paso mucho tiempo conversando. Así que tengo que aprender un poco más y seguir algunos consejos, supongo".

Después de siete años de compromisos reales, Kate definitivamente ya hace las cosas a su manera. Se ha ido a varios viajes internacionales sin William y se ha concentrado en la causa de la salud mental. "En años recientes", se lee en la biografía de su sitio oficial. "La duquesa ha llamado la atención sobre la importancia de apoyar la salud mental y el bienestar emocional de los chicos, el impacto de la adicción sobre los niños y la familia y las medidas necesarias para apoyar a los chicos que sufren crisis familiares"

En 2016 se alió con William y Harry para lanzar la campaña Heads Together y declaró, "la salud mental es tan importante como la salud física". Cada vez comparte más detalles sobre su propia experiencia, cosa que la ayuda a que los demás se identifiquen con ella. En una aparición de 2017, confesó que la maternidad había sido una experiencia abrumadora. "Está llena de complejas emociones de dicha, agotamiento, amor, preocupación, todo junto. Tu identidad fundamental cambia de la noche a la mañana. Pasas de pensarte principalmente como individuo a ser madre de pronto, primero y principal… sin embargo no hay guías, qué está bien y qué está mal, simplemente tienes que tratar de hacer lo mejor posible para cuidar de tu familia. Para muchas madres, yo incluida, esto a veces puede ocasionar en una falta de seguridad en ti misma".

Kate Middleton

ARTHUR EDWARDS/AFP/Getty Images

Kate ya parece estar acostumbrada, pero no se puede negar que su nueva cuñada ya tiene experiencia. Cuando la página oficial de Meghan se estrenó en el sitio web de la familia real, ya tenía varios logros de los que presumir, entre ellos misiones a la India en representación de World Vision y su papel como Defensora de la Mujeres para la Participación Política y Liderazgo por parte de la ONU.

Así que tiene todo el sentido del mundo de que antes de aceptar el título de Duquesa de Sussex, Meghan ya tuviese una visión para su plataforma real. "Le dedico mi energía a causas benéficas importantes para mí", explicó durante su entrevista de compromiso con la BBC. "Porque muy al principio me di cuenta de que una vez que tienes acceso o una voz que la gente está dispuesta a escuchar es una gran responsabilidad, que me tomo muy en serio. Al mismo tiempo, estos primeros meses en el Reino Unido me han entusiasmado a conocer más de las diferentes comunidades acá, organizaciones más pequeñas que trabajan por las mismas causas que siempre me han apasionado".

Meghan Markle, Nottingham

Jeremy Selwyn/Evening Standard/PA Wire

Esa ambición unió a Meghan y Harry desde el principio. "Fue una de las primeras cosas de las que hablamos cuando nos conocimos, de lo que queríamos hacer en el mundo", le dijo a la BBC. Eso es lo que hace que los analistas reales crean que este miembro más reciente de la familia puede tener un impacto legendario. "Meghan tiene una extraordinaria historia de éxito propio… además de la diversidad de sus orígenes", le dijo a la ABC News el ex secretario privado de Diana, Patrick Jephson. "Todas estas cosas ayudarán a que la monarquía siga siendo relevante".

India Hicks, parte del cortejo en la boda de Diana en 1981, está de acuerdo. Califica de "brillante" la pasión que Meghan siente por la filantropía. "Si puede seguir adelante, continuar de algún modo con los pasos de Diana y captar la atención del mundo, lograr que la sigan y aprendan de ella, sería excepcional".

Por eso Harry, William y Kate están emocionados de recibirla a bordo. Después de casarse con Harry, la graduada de la Universidad de Northwestern no solo se unió a la familia sino a los negocios familiares y aceptó su papel como mecenas de la Fundación Real.

"Para mí, es un miembro de la familia", dijo Harry. "Es otro jugador, parte de un gran equipo. Lo que queremos es poder cumplir con nuestros compromisos, seguir con el trabajo y animar a los demás y a las generaciones más jóvenes a que vean el mundo en el mejor sentido".

Cuando el objetivo es el mismo, realmente no importa cómo lograrlo.

  • Share
  • Tweet
  • Share

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.