La realeza británica tienes extensos protocolos de vestimenta y belleza. Sobre todo las mujeres de la monarquía.

Desde el peinado, los largos de su falda y hasta el color de su maquillaje está todo fríamente calculado. Todo debe ser neutro, suave, recatado. Y hasta ahora, Meghan Markle estaba obligada a seguir estos códigos del palacio de Buckingham, pero esos días de reglas han terminado.

La duquesa de Sussex ha comenzado a lucir distinta en sus outfits, aunque como era de esperarse, de manera muy sútil y casi desapercibida. Pero aquellos que siguen los pasos de la pareja después de su salida real, han notado cambios en la ex actriz y madre de Archie, especialmente en uno de los códigos más importantes de belleza de la familia real.

En el video de arriba, mira como en su transición a una vida normal, Meghan está imponiendo su estilo y demostrando que ahora es ella quién creará sus propias reglas.

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.