El famoso mánager ya se cansó de los problemas con la estrella pop.

Desde el pasado mes de julio, Taylor Swift se ha convertido en una piedra en el camino de Scooter Braun, y viceversa.

Todo el drama comenzó cuando el manejador de Justin Bieber pasó a formar parte de Big Machine Label Group, la ex disquera de la intérprete de Me! Con este movimiento, Braun se vio con el poder sobre los masters de los seis primeros discos de la cantante.

Al conocerse la noticia, Swift acusó al empresario musical de orquestar una intensa campaña de bullying en su contra durante años. Los Swifties se activaron para defender a la estrella, y las celebridades tomaron partido para apoyar a cada uno de los involucrados.

El tiempo pasó y las aguas parecieron calmarse, pero recientemente Swift volvió a alzar la voz contra Braun y su socio de Big Machine, Scott Borchetta, acusándolos de bloquear sus nuevos proyectos, supuestamente prohibiéndole interpretar sus viejos éxitos en los American Music Awards 2019, y usarlos en un nuevo documental de Netflix sobre su vida.

En medio de toda esta controversia, Braun se comunicó con Swift a través de un comunicado público, donde le pidió llegar a un acuerdo para evitar males mayores, en vista de que él y su familia han recibido unas preocupantes amenazas de muerte.

Para saber más sobre Scooter Braun, haz clic aquí.

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.