El cantante sigue sincerándose sobre sus luchas.

Cuando el médico de Aaron Carter le escribió por primera vez una receta de opioides, el músico estaba en mal estado.

"[Aaron] se peleó, se rompió la mandíbula", recuerda el editor de Esquire, David Holmes, en un preview de E! True Hollywood Story. Para controlar el dolor, Holmes explica que al cantante de 31 años se le recetó oxicodona (un narcótico con alto riesgo de adicción) durante la recuperación.

"El show siempre debe continuar", le dice Carter a la cámara THS, enfatizando la expectativa de cumplir con sus responsabilidades profesionales como de costumbre a pesar de la complicada lesión, y desde un punto de vista puramente operativo, muy inconveniente. "Tuve que tomar un analgésico incluso para cantar", recuerda.

Pero lo que comenzó como un tratamiento médico serio se convirtió rápidamente en un problema de salud desalentador.

Incluso después de que su mandíbula se había curado, Aaron continuó tomando oxicodona además de otros medicamentos recetados. Según el Dr. Drew Pinsky, volver al abuso de sustancias recreativas después de recibir una receta de opioides no es un hecho poco común para las personas propensas a la dependencia.

"Si alguien es un adicto y recibe opiáceos por razones legítimas, no se detendrá", señala Pinsky. "No pueden. Esa es la naturaleza de la enfermedad".

Para saber más sobre Aaron Carter, haz clic aquí.

We and our partners use cookies on this site to improve our service, perform analytics, personalize advertising, measure advertising performance, and remember website preferences. By using the site, you consent to these cookies. For more information on cookies including how to manage your consent visit our Cookie Policy.